Monday, June 04, 2007

HISTORIA DEL DEPORTE LORETANO-continùa

ANECDOTARIO

Doroteo Arévalo había sido designado para hacer un papel en la velada del 24 de septiembre. A última hora se negó a desempeñarlo y tuvo que ser reemplazado de emergencia. En la primera sesión el fiscal presentó una moción solicitando su castigo “por tan grave falta cometida”.
Al fundamentar su moción verbalmente, pidió como castigo la separación de su cargo de secretario y suspensión de sus derechos de voz y voto hasta el 30 de diciembre.
Doroteo estaba presente en la sesión pero guardó el más absoluto silencio durante la discusión. El presidente le dijo que tenía expedito el derecho de ejercer su defensa, a lo que contestó:
“El señor fiscal me acusó por escrito, yo también me defenderé por escrito. Con permiso, voy a redactar mi defensa. Ojalá llegue a tiempo, antes de que me apliquen la pena de muerte”
Y abandonó el salón.
El fiscal insistió en la aplicación de la pena solicitada y la asamblea aprobó el castigo “como ejemplo moralizador para el futuro”
¡Qué tiempos aquellos!

&&&

La carrera con banderas era una prueba colectiva en la que tomaban parte de cinco a once corredores, según acuerdo. Una especie de posta o relevo, y el testimonio era una bandera pequeña, que por lo común era sustituida con un pañuelo o algo semejante.
Los corredores de cada equipo, distribuidos en dos grupos, se colocaban uno a cada extremo de la pista, que siempre era la cancha de fútbol en su mayor longitud. La meta era el centro de la cancha, que lógicamente no podía estar equidistante de todos los grupos, motivo por el cual posteriormente se pusieron tantas metas como equipos participantes. A esta solución se llegó después de muchos líos.
A la señal partía el primer corredor de cada equipo, del mismo extremo de la pista (en un principio salían de uno y otro extremo, lo que también fue motivo de disputas y reclamos muy justos), y al llegar al otro extremo entregaba el testimonio al segundo corredor y así sucesivamente hasta el último, quien lo entregaba al juez en la meta.
Una prueba de gran emotividad porque generalmente era estrechamente disputada y el público deliraba alentando a sus parciales.

&&&

El 13 de junio de 1915 sufrió el Dos de Mayo su primera derrota, frente al Loreto en la Plaza 28 de Julio.
El equipo que consiguió esta victoria del Loreto fue el siguiente:
Calixto García, Juan José Ramírez, Carlos de Freitas, Enrique Zumaeta, Máximo Vacalla, Jorge Loayza, Julio Murrieta, Gustavo Kahn, Héctor Morey, Manuel Dávila y César Rojas.
Era un proceso de renovación que empezó con Calixto García, que tenía grandes condiciones atléticas.
Poco después apareció en el arco Manuel Alves, más conocido por “Manduca”, que se consagró por sus espectaculares atajadas; Joaquín Montero y Luís Holguín, dos escolares que hacían una segura pareja de zagueros; Manuel Vacalla recio y corpulento, con Eduardo Zanetti en la línea media eran una muralla; y en la delantera, su hermano Máximo Vacalla en el centro, Juan Torres Vargas “El buzo” en la punta derecha, y Máximo Themme en la izquierda.
Desde entonces ya no fue fácil para el Dos de Mayo, dar cuenta del Loreto, no obstante tener un formidable equipo.

&&&

La velada teatral del 24 de septiembre de 1915 dio una utilidad neta de S/. 99.50. Dos mil volantes fueron obsequiados por el diario “La Razón”, el boletaje costó S/. 5.00 en “El Oriente” y las esquelas de invitación y programas los hizo “El Comercio” (de Iquitos), por S/. 6.00
He aquí el programa de la velada:

Preludio de la Cavallería Rusticana- Piano: Veridiana de Espinar
Violines: Joao Pereira y Manuel Mattos
profesores de la banda portuguesa.
Discurso de ofrecimiento- Meneleo Meza.
La alegría del batallón- Por la señorita Amelia Poli.
Paso doble Boy Scout- Compuesto por Manuel Mattos-ejecución de la
orquesta.
Escuela antigua- Juguete cómico por Jesús Menacho, Amelia Poli y
otros aficionados.
Asalto de esgrima- Jorge Noriega y Antonio E. Velásquez.
Ejercicios sobre barra fija- Sección de gimnasia: Berger, Miguel Vergara,
Leoncio Burga, Jorge Noriega, Juan B. Rojas Torres, Teofilo Cavaillier.
Asalto de box- Leoncio Burga y Braulio Meza.
Ejercicios sobre paralelas- Sección de gimnasia.

&&&

Miguel Villacorta, que era supernumerario del José Pardo, al fundarse el Dos de Mayo, todo el año 1913 jugó en él. Volvió al Pardo en 1914, pero, volvió a abandonarlo junto con los que acompañaron a Ratteri, pasando al Loreto, en el que jugó varios partidos en el año 1915.
En aquel tiempo era muy mal visto que un jugador pasara de un club a otro, y quien lo hacía o era muy bueno o era muy fresco, cosas ambas que apenas justificaban la acción.
En el primer partido que Villacorta iba a jugar contra el José Pardo, estando en el Loreto, se presentó en la cancha luciendo en el cuello un pañuelo azul del color de la camiseta del Pardo.
Ya formados y para iniciarse el partido, Leoncio Burga, muy conocido por su temperamento belicoso, se le acercó y le preguntó:
-¡Con que vas a jugar contra el Athletic!
Villacorta contestó afirmativamente
-¡Entonces toma!-repuso Leoncio Burga-y le aplicó una sonora bofetada.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home