Tuesday, November 18, 2008

SIGNO DE LOS TIEMPOS




Texto de la Ley Nº 7678 del 13 de enero de 1933, que cede en propiedad el terreno de 15, 000 metros cuadrados, facilitado gentilmente vía e-mail por nuestro dilecto amigo y lector Juan Pereira.
Queda en discusión todavía la utilización que se hace de la propiedad, y el honor reconocido o no a los mayores, que con esfuerzo forjaron lo que en nuestros días se dilapida.
Pablo Fernando Montalván-Editor.

Friday, November 14, 2008

Historia del deporte loretano-continua

La Junta Directiva del José Pardo para el periodo 1º de septiembre de 1934 al 1º de septiembre de 1935 volvió a ser instalada juramentándose en sesión solemne y con asistencia de las principales autoridades, bajo la presidencia honoraria del comandante Oscar Mavila, prefecto del Departamento.
Estaba constituida así:
Presidente: Juan B. Rojas Torres.
Vicepresidente: Miguel Vergara.
Fiscal: Santiago García.
Director Técnico: Emilio Berger.
Tesorero: José Chapiama.
Secretario: Doroteo Arévalo.
Maestro de ceremonias: Alfonso Bartra.
Vocales: Gerardo Hansen, Humberto Rincón, Arístides Rengifo, José Riera.
Hubo repartición de premios a los 2 equipos de fútbol y jugadores que se habían distinguido y como de costumbre la ceremonia terminó en un baile, que se inició a los acordes de la marcha Leticia, en boga entonces.
La primera gestión del directorio, a pedido de Santiago García, fue la reconsideración del acuerdo de expulsión del ex presidente Gustavo Peláez, que dados los méritos que acreditaba y pasado el momento emocional que lo provocó, después de un largo debate y análisis de la situación, la Asamblea por unanimidad, aprobó la reconsideración del acuerdo.
Igualmente se proyectó la construcción de la nueve cancha de fútbol en el terreno cedido por el Estado y cuyos documentos ya estaban saneados y la venta del otro terreno ubicado en la avenida Lores.
El periodo institucional transcurrió dentro de la más completa normalidad y el acontecimiento doloroso fue la muerte del socio deportista Carlos Núñez, mas conocido cariñosamente por “El elefante”, por su característica lentitud en sus movimientos.
Falleció casi en plena actividad el 28 de marzo de 1,935 pues su último partido lo jugó el 17 de febrero contra el Dos de Mayo.
Núñez fue uno de los deportistas que había conquistado el aprecio y respeto de los jugadores del equipo, que capitaneó hasta su muerte, por la corrección, disciplina excepcional puntualidad que siempre demostró, y el de todos los socios de la institución que supieron valorar sus méritos, confiándole cargos en la dirección del deporte institucional y en la directiva del club. En el ambiente local siempre fue considerado como uno de los mejores medios centrales.
El Pardo le rindió los honores correspondientes y se hizo cargo de todos lo gastos de los funerales.

Las actividades futbolísticas fueron creciendo. El 21 de septiembre, reorganizado el CNI, solicitó su afiliación a la Liga con un segundo equipo. Pero en cambio, el Alianza Loretana, que había estado formado por jugadores del CNI, entró en receso y luego desapareció del panorama deportivo, dejando una estela de gratos recuerdos. Luís Arana Zumaeta fue el primer delegado ante la Liga en esta nueva re-afiliación.
En el segundo semestre de 1,934 continuaron los partidos de beneficio, hasta el 4 de noviembre, cuando se inició el Campeonato Pro-Leprosos.
Días antes, el 31 de octubre, el Bolognesi, de constitución militar, solicitó su afiliación, la que le fue aceptada y su primera imposición en la Liga fue que los miembros de los institutos armados no podrían formar parte de ningún club civil.
Arana, en representación del CNI, pretendió que esta disjosición, aprobada para el Bolognesi, se hiciera extensiva al CNI, y que ningún colegial pudiera actuar por otro equipo. La Liga aprobó el pedido, pero sin reglamentación especifica.
El Campeonato Pro-Leprosos se desarrolló en ese ambiente, entre el José Pardo, Loreto, Dos de Mayo, Bolognesi, CNI y Fernando Lores, entre primeros y segundos equipos, por eliminación en ambas categorías y los trofeos fueron, para el primer equipo la Copa Benavides y para el segundo la Copa Mavila.
El Bolognesi se retiró a la mitad de la eliminación y el Campeonato terminó con el triunfo del José Pardo en primeros equipos y del Fernando Lores en los segundos.
Al finalizar el año 1,934, entendiendo la Liga que el arbitraje de los partidos era un serio problema y causaba graves incidentes, empezó a estudiar la creación de un organismo que se encargara de la preparación de los árbitros.
El 31 de diciembre de 1,934 la Fuerza Fluvial del Amazonas, solicitó su afiliación a la Liga como club deportivo, que también le fue aceptada incorporándose su delegado comandante Aureliano Navarrete, el 18 de enero de 1,935.
En mayo de 1,935, volvió a reincorporarse el Bolognesi y por primera vez, Aviación, y con este motivo la Liga trató de actualizar la disputa de la Copa Departamental, pero sin éxito, pese a que el 21 de marzo se había efectuado oficialmente la devolución del Estadio Oficial, en ceremonia deportiva de carácter especial.
Pero sí se organizó un Campeonato de Fiestas Patrias en el que intervinieron por la Primera División, José Pardo, Loreto, Dos de Mayo, CNI Bolognesi, Marina y Aviación; y por la Segunda los mismos, menos el Bolognesi, pero sí Fernando Lores y Alfonso Ugarte.
Pese a la buena voluntad demostrada por todos, un incidente en la cancha durante el partido Loreto-Marina, el 7 de julio de 1,935, tuvo honda repercusión entre los dirigentes en plena sesión de la Liga, entorpeciéndose el desarrollo del torneo.
En dicho partido fue agredido el árbitro Luís Arana por un jugador de la Marina , apellidado Dorado, a causa de haber decretado la expulsión de Antonio Moreno, de la Marina, por insultos.
En la sesión se produjo un violento altercado al acusar Teobaldo Medina, delegado del Loreto, a los jugadores de la Marina, calificándolos de bruscos, innobles, incultos y faltos de caballerosidad deportiva. El comandante Navarrete en forma airada respondió que los marinos son caballeros en cualquier parte, lleven o no uniforme, y en señal de protesta, por los injuriosos calificativos de Medina, se retiró del salón. La Liga suspendió a Moreno y Dorado, y al equipo de la Marina hasta el 31 de diciembre de 1935.
Al entorpecimiento del Campeonato por este incidente, se sumó la perspectiva de concurrencia del seleccionado loretano al III Campeonato Nacional de Fútbol, cuya preparación merecía especial atención, suspendiéndolo definitivamente e iniciando una serie de partidos de beneficio para los clubes.
En este desarrollo, el 19 de agosto, la Liga decretó la suspensión del José Pardo por seis meses, por su reincidencia en no concurrir a los partidos de beneficio en que estaba programada su participación. La primera fue para beneficio del Dos de Mayo y la segunda para el del Bolognesi, el 1 de agosto. L sanción fue aprobada por la Liga el 20 de agosto y comunicada al club el 21 del mismo, y fue el último acontecimiento del periodo institucional.
La elección de cargos se había realizado el 11 de agosto y durante el año se realizaron 8 sesiones de Junta General y una de Junta Directiva.


-