Tuesday, July 01, 2008

HISTORIA DEL DEPORTE LORETANO-continùa

La elección practicada en el A.C. José Pardo el 11 de agosto, para el periodo 1º de setiembre de 1929 al 1º de setiembre de 1930, dio como resultado la siguiente Junta Directiva:
Presidente: Gustavo Peláez.
Vicepresidente: Ricardo Bahamonde.
Fisca1: José Meza López.
Director técnico de deportes: Francisco Silva Bartra.
Tesorero: Leandro García Sanz.
Secretario: Antonio Álvarez Vásquez.
Protesorero: Melchor Celis.
Prosecretario: Doroteo Arévalo.
Maestro de Ceremonias: Héctor Abel Méndez.
Vocales: Miguel Villacorta, Ramón Cisneros, Fernando Alvarado, Manuel Burga Soto.

Se instaló como de costumbre, en Sesión Solemne presidida por el prefecto Molina Derteano y con la concurrencia de las autoridades locales, invitados y socios que al final protagonizaron una fiesta social, con motivo del estreno del mobiliario recientemente llegado de Alemania.
Tres fueron las gestiones más importantes del periodo institucional. La reorganización de la Sección Femenina, cuya decadencia se iba notando en el ambiente por la falta de actividad; labor que tuvo relativo éxito, pues lo único que se logró fue evitar su total dispersión.
La otra fue la apertura de una sala cinematográfica en el local del club, con el propósito de agenciarse fondos. Después de obtener la licencia, previo informe técnico y estar funcionando regularmente desde el 11 de octubre, en forma repentina, el mismo Concejo Provincial anuló dicha licencia por decreto municipal del 14 de noviembre, aduciendo defectos técnicos que presentó en nuevo informe el concejal Manuel López Mindreau. El primer informe que declaraba la sala en condiciones para proyecciones cinematográficas, fue presentado por el concejal Arturo Calisto.
El club presentó un pedido de reconsideración muy bien fundamentado, y que entre otras cosas exponía las pérdidas que le acarreaban el cierre intempestivo del cinema por los gastos que se había hecho, y que de ninguna manera podían haber sido compensados ni remotamente con un mes de funcionamiento; pero todo fue inútil. La denegatoria era terminante y el club se vio obligado a cerrar la sala. Todo el equipo había sido comprado al consocio José Altimira Motta.
Lo mas importante fue la culminación del proyecto de creación del organismo rector del deporte, de cuya moción transcrita a los clubes locales hemos hablado.
De este modo el 23 de setiembre se reunieron por primera vez los directivos de las instituciones locales en un ambiente de cordialidad y comprensión y se acordó la creación de un cuerpo arbitral, representativo de todos los clubes, para estudiar, juzgar y fallar sobre los asuntos que fueran presentados a su jurisdicción. La elección para la Comisión Reglamentadora recayó en el Dr. Julio E. Acosta Cárdenas del Loreto, Tadeo Alván del Independencia y Eleodoro García Torres del Iquitos.
El 20 de noviembre se aprobó la reglamentación presentada del que se denominó Tribunal Arbitral, y en la elección para formarlo fueron designados:
Gustavo Peláez, Presidente; Moisés Cesár, del Dos de Mayo; Tadeo Alván y Guillermo Gutiérrez del Iquitos.
Interesante es anotar que el primer fallo de este Tribunal, fruto del Pacto de Confraternidad propuesto por Peláez, fue aplicado en el caso del jugador Alfonso Mori Cuipal, al aplicársele la “Ley del Stage”. Este jugador pretendía jugar en el José Pardo, dejando el Dos de Mayo y sin ninguna transición, estando establecido por la reciente reglamentación del CON, que el jugador o jugadores que quisieran transferirse de un club a otro debían solicitarlo con un año de anticipación.
Aparte del cumplimiento de esta disposición y del acatamiento de que fue objeto por parte del José Pardo y de Mori Cuipal, la disposición fue objeto del más rotundo rechazo por parte de la afición y de la prensa local. Lo único provechoso fue la comprobación de que al fin existía un organismo cuya misión era hacer respetar las normas legales, y más que todo, que tenía autoridad para hacerlas respetar sin protestas ni reclamos.
Los últimos meses administrativos del Pardo fueron un tanto inactivos. Peláez absorbido por el tribunal arbitral y su organización, descuidó la marcha del club en su aspecto interno. Por otro lado las continuas renovaciones de los organismos rectores del deporte, por las continuas renuncias de sus miembros, daban un clima de estancamiento a las actividades deportivas.
Por estas circunstancias las competencias fueron escasas y todas ellas organizadas por los clubes.


La fiesta de aniversario del Loreto se realizó el 1º de setiembre solo con un programa de fútbol. Entre Dos de Mayo e Independencia con segundos equipos ganó Independencia por 4 a 1; y primeros de José Pardo y Loreto que resultó empate de 1 gol por lado.
El 15 de setiembre organizó el José Pardo su beneficio en estadio, también con dos partidos de fútbol: Segundos de José Pardo y Dos de Mayo, que ganó José Pardo por 1 á 0, y primeros también de José Pardo con Loreto que resultó un nuevo empate, a 1 gol. El resultado económico fue halagador, S/. 401.18 de entrada líquida.
A fines de setiembre la Delegación del CON hizo un nuevo intento de reorganizar la Comisión Departamental de Fútbol y para el efecto nombró nuevos miembros bajo la presidencia de Emilio Berger. Esta Comisión organizó algunos eventos deportivos, previos al campeonato Municipal de Navidad y cuyo resultado sirvió para la clasificación de los equipos de los clubes en categorías.
El 22 de octubre Francisco L. Michaud fundó otra institución deportiva, el Athletic Club Augusto B. Leguía. Puede decirse que mas bien fue una reorganización, porque ya en el año 1,922, existía un club con el nombre de Leguía, aunque no se sabe si fueron sus antiguos miembros los que se agruparon de nuevo, lo mismo que ocurrió con el Iquitos, que ya tenia 13 años de fundado con un lapso de inactividad de varios años.
El nuevo club Leguía solicitó su afiliación a la Comisión Departamental de Deportes de Loreto, la que accedió, pero los clubes locales rechazaron su reconocimiento y comunicaron este acuerdo a la Comisión, aduciendo que mientras se encontrara el señor Michaud como presidente se abstendrían de reconocerlo, pues este señor había sido expulsado del club Loreto por “elemento disociador” y del Club Iquitos por “irregularidades cometidas durante su presidencia”, salvo que fueran revocadas dichas expulsiones por dichos clubes.
Este impasse puso en dificultades a la Comisión Departamental, pues sabido es que la fundación o reorganización del “Leguía”, tenía miras de propaganda política; por un lado tenía la resistencia de los clubes, ahora amparados por Tribunal Arbitral, y por otro la presión oficial del régimen, pues Michaud era adicto al gobierno de Leguía y tenía en Molina Derteano y el diario “El Día”, órgano oficial de la ciudad, dos tremendos apoyos.
Esta nueva pugna entorpeció la reanudación de las actividades deportivas y aprovechando esto no faltó quienes organizaran en el estadio tardes de toros que resultaban corridas bufas por lo ridículas. Esto sucedía en noviembre.
Para el 10 de diciembre la nueva Comisión Departamental de Fútbol organizó dos partidos; en el primero Iquitos ganó a Independencia por 1 a 0 y José Pardo a la Brigada Mixta, nuevo nombre de Regimiento, por 4 a 1.
La clasificación en categorías de los equipos de los clubes, concluyó el 17 y se estableció que eran de primera categoría José Pardo, Loreto, Dos de Mayo, Brigada Mixta, Flotilla (nuevo nombre de la Marina), y el combinado Guardia Civil- Seguridad. De categoría intermedia el Iquitos, el Independencia y el Augusto B. Leguía. Y de tercera categoría los segundos equipos de José Pardo, Loreto y Dos de Mayo.
Como puede verse siempre fue admitido Augusto B. Leguía, debido a que Michaud se retiró de la palestra deportiva como dirigente. Un rasgo muy simpático de deportista.
El 15 de diciembre se aprobaron las bases del Campeonato Municipal de Navidad, bajo los auspicios de la Municipalidad que hizo un donativo de S/: 200.00 para premios en efectivo. La Comisión estableció que el torneo fuera por eliminación señalando la suma de S/. 120.00 para la primera categoría y S/. 80.00 para la intermedia y segundos equipos de los clubes.
En la primera fecha Loreto eliminó a José Pardo en segundas por 1 a 0, y José Pardo a Flotilla en primeras por 5 a 0.
Hasta el 29 de diciembre quedaron eliminados Dos de Mayo y Guardia Civil por Loreto y José Pardo respectivamente.
El 12 de enero en partidos semifinales Loreto eliminó a Brigada Mixta y se clasificó finalista de primera categoría con José Pardo y en segundas quedaron finalistas Loreto e Iquitos.
El 26 se jugaron los dos partidos finales. Iquitos venció a Loreto 2 a 1, se clasificó campeón y obtuvo los S/.80.00, y el partido José Pardo-Loreto quedó empatado 1 a 1.
El 2 de febrero se jugó el desempate ante una grande expectación, ganando José Pardo por 2 a 1, el titulo de campeón y los S/. 120.00.
El 9 de enero el Dos de Mayo organizó su fiesta de aniversario con dos partidos. Dos de Mayo ganó a Brigada Mixta por 2 a 0, y el Loreto-José Pardo que no pudo jugarse por lluvia, haciéndolo el 16, cuando ganó el Pardo por 3 a 1.
Una noticia que causó gran entusiasmo en el ambiente deportivo fue la segunda victoria de Emilio Palestini, obtenida sobre púgiles brasileros en Ceara. Posteriormente se supo de un empate en Río de Janeiro con el campeón local. Debemos añadir que Palestini, luego de haber jugado varios partidos en José Pardo como delantero, y haber tenido algunos encuentros de box, uno de ellos con Pedro Heredia, en el que pese a la calidad de este obtuvo un empate en sangrienta pelea, viajó al Brasil en pos de más amplio horizonte deportivo. Sus condiciones le depararon muchos triunfos y años después obtuvo el titulo de Profesor de Educación Física, siendo posteriormente reconocido como entrenador de fútbol, titulo con el que llegó a Lima con equipos brasileños.
Hasta abril de 1,930 no hubo competencias dignas de mencionarse. En este lapso se fundó el Club de Regatas Unión, con sede en Morona Cocha y donde se empezaron a hacer ejercicios de remo en yolas de carrera y este acontecimiento tuvo la virtud de atraer a muchos dirigentes y deportistas por la novedad del deporte. Pero, como todas las cosas nuevas, pasada la primera impresión, se la dejó a un lado volviendo al ritmo acostumbrado.
En abril la Comisión Departamental recibió el trofeo “Manuel I. Morey”, donado por el caballero de este nombre, para organizar un torneo, que según sus bases debía ser luchado anualmente hasta que fuera ganado tres años consecutivos por un mismo equipo.
Se notaba interés publicitario en el propósito y esta circunstancia hizo que los clubes le dieran poca importancia, no obstante haber rebajado después a dos años su conquista consecutiva.
José Pardo declinó participar en el torneo y para empeorar las cosas, en la primera fecha, alegando la Brigada Mixta un fallo injusto de Navarro Cauper, en el partido jugado con Loreto, se retiró del certamen.
El 30 de abril, Loreto ganó a Flotilla por 2 a 0 y quedó finalista con Dos de Mayo, a quien ganó en la confrontación final.
Fue pues, el Club Sport Loreto, el primer club que conquistó la Copa “Manuel I. Morey”, posteriormente denominada “Copa Departamental” y grabó en ella su nombre, de acuerdo con lo estipulado en las bases del torneo, conservándola hasta el año 1,932, en que oficialmente la Liga Provincial de Fútbol de Bajo Amazonas la puso en disputa.

En atletismo, José Pardo acumuló el mayor puntaje, adjudicándose el Campeonato.
Merece destacarse que entre estas pruebas, el 29, Sabino Pereira Cavalcanti, batió su marca anterior estableciendo el record local con 46.61 en lanzamiento de jabalina. Fue la única marca notable del Campeonato y con ella batía también la marca nacional.
Hasta la finalización del año institucional se jugaron dos partidos amistosos, uno el 17 de agosto en la fiesta de aniversario del Iquitos con el Dos de Mayo, en el que ganó José Pardo por 2 a l, y en la fiesta de aniversario del Loreto el 30 de agosto, por la disputa de una estatua de bronce, obsequiada por Joao Figueiredo, en que Loreto ganó a José Pardo por 1 a 0.
El 27 de julio falleció la conocida deportista Dolores Cisneros, hermana de Ramón, una de las más entusiastas integrantes de la sección femenina del José Pardo.
Otra noticia que sacudió el ambiente deportivo fue el pase al Dos de Mayo del atleta y futbolista Gabriel Weill, nacido y formado en el Loreto, donde actuó desde los equipos infantiles. El precio del pase fue un automóvil; nunca se supo las condiciones ni quien lo financió, pero, las apariencias sindicaban a Domingo Mitidieri como gestor de toda la operación. El 10 de agosto se convocó en el José Pardo a elecciones. En esta sesión y para el cargo de Presidente no se consiguió la mayoría reglamentaria. Meneleo Meza obtuvo en la primera votación 16 votos contra 11 de Gustavo Peláez, y 6 dispersos; en la segunda obtuvo 19 contra 10 de Peláez y de este modo se aplazó la elección de Presidente para una siguiente votación que realizada el 20 con la concurrencia de 72 votantes dio como resultado una abrumadora mayoría en favor de Peláez, que obtuvo 58 votos contra 14 de Meneleo.
Esta fue la última vez que Meneleo Meza fue lanzado como candidato a la Presidencia del Athletic Club José Pardo.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home