Thursday, June 12, 2008

HISTORIA DEL DEPORTE LORETANO-continùa

La Junta Directiva del periodo 1º de setiembre de 1928 al 1º de setiembre de 1929, estuvo constituida así:
Presidente: Emilio Berger.
Vicepresidente: Santiago García.
Fiscal: Gustavo Peláez.
Director Técnico de Deportes: Manuel Machado Neves.
Tesorero: Melchor Celis.
Secretario: Doroteo Arévalo.
Protesorero: Julio Olórtegui.
Prosecretario: Fernando Alvarado.
Maestro de Ceremonias: Alfonso Bartra.
Vocales: José Chapiama- Antonio Álvarez Vásquez- Héctor Abel Méndez- Juan Daniel Arévalo.
La ceremonia se redujo a la Sesión Solemne y trasmisión del mando; fue realizada en el local de la Sociedad Amazonense y como de costumbre estuvo presidida por el prefecto Molina Derteano y tuvo la asistencia de las principales autoridades políticas, militares y deportivas. Emilio Berger no se juramentó debido a su inasistencia por enfermedad. Lo hizo el 17 del mismo mes, en ceremonia en la que el presidente de la delegación del CON, le colocó la banda presidencial.
Se otorgaron premios consistentes en diplomas a:
Jarueno Coelho Correa, socio brasilero y jugador del equipo de fútbol, por su labor propagandística en Belem do Pará y Amazonas, en favor del José Pardo. Ladislao Serrón, Carlos Documet, y Miguel Villacorta, por su colaboración en los trabajos de reconstrucción del local. Francisco Ríos, Ramón Cisneros, Carlos Núñez, Francisco Runciman, Julio Silva y Sabino Pereira, por su disciplina, rendimiento y corrección en las lides deportivas. El entorpecimiento causado por la divergencia surgida entre José Pardo y Dos de Mayo siguió perturbando el panorama deportivo. Al fracasar la mediación de Loreto, José Pardo ya no retuvo la queja que había elevado al Comité Central del CON y todos los documentos fueron entregados a la delegación en un expediente historiado de todos los acontecimientos, trató de poner punto final a toda polémica o entrevista, pero, las autoridades deportivas que palpaban el daño que hacía esta situación a las actividades deportivas, hizo un último esfuerzo y de este modo se pidió al José Pardo la designación de nuevos delegados para solucionar el conflicto. Después de cruzarse varias notas se logró la aquiescencia del José Pardo, para concurrir a la sesión de la Delegación del CON el 13 de noviembre.
Cabe advertir que este organismo había renovado sus miembros, entre los que se contaba al doctor Wenceslao Pinillos Rosell, doctor Aquiles Donayre Mesía, Arturo Calisto, Eloy Rodríguez Picón, y Marcial Saavedra Pinón, siempre bajo la presidencia del comandante Carrillo.
Luego de amplio debate y oídas las ponencias de los delegados del Pardo y Dos de Mayo, se presentaron dos mociones; la del Dr. Pinillos Rosell, que después de una serie de consideraciones encaminadas a poner de relieve los sentimientos de caballerosidad, nobleza, hidalguía y confraternidad deportiva, propugnaba que los litigantes convinieran a “correr un velo a lo pasado e iniciar inmediatamente una nueva vida institucional deportiva de acercamiento y confraternidad entre los socios de ambos clubes, etc. etc.” La moción de Rodríguez Picón después de los mismos preámbulos concluía:
“Considerando; que el Athletic ha manifestado no haber ofendido al Dos de Mayo en lo menor, esta entidad retiraba la moción que ha motivado el distanciamiento de ambas instituciones, y que, convencidos de que el progreso del deporte estriba en la unificación de los elementos que la constituyen, dan por terminado el diferendo que los separa.” Peláez no aceptó los términos de la moción de Pinillos, manifestando que siendo su club el ofendido, el Dos de Mayo le debía una satisfacción; de otro modo no se podía entrar en ningún arreglo amistoso, pues tenía instrucciones de que el asunto llegara a una solución con dignidad y sin menoscabo. Apoyó la moción de Rodrigues Picón, la que en cambio fue objetada por el comandante Carrillo, alegando que ella traía el recuerdo de hechos pasados que precisamente se trataba de olvidar. Dando por terminado el debate se puso al voto ambas mociones, resultando 6 votos por la de Pinillos y 3 por la de Rodríguez Picón. Se elevó un acta de lo debatido haciendo constar en el último párrafo que; “no habiéndose llegado al resultado anhelado, por la intransigencia de los señores delegados del club decano de la localidad, se acordó dar a publicidad el acta respectiva”. Al darse cuenta en el José Pardo el resultado de las gestiones en sesión de Asamblea General del 18 de diciembre, después de un amplio debate, el presidente Berger presentó la siguiente moción:
“En vista de no haberse podido obtener por ningún medio, ni con nuestra reclamación ante la delegación del CON, ni con la mediación del Loreto, ni con la intervención del Directorio de la misma Delegación, la satisfacción que con muy justa razón exigimos del Club Sport Dos de Mayo, a raíz de los graves insultos de que hemos sido victima por parte del citado club y considerando que el Athletic Club José Pardo como decano de las instituciones deportivas del departamento está en la obligación moral de servir como buen ejemplo a los demás centros congéneres en todo lo que se relacione con caballerosidad, disciplina y miras patrióticas y tratándose precisamente en este caso de evitar que el Club Dos de Mayo siga apartado de la vida deportiva, restando valiosos elementos al medio de los deportistas loretanos, propone:
1º.- Que estando en todo de acuerdo con la actuación de nuestra delegación ante el CON, en el cumplimiento exacto de las instrucciones que llevaron, la Junta General debe aprobar sus actos; 2º.- El Athletic Club José Pardo, perdona al club Dos de Mayo los insultos inferidos por medio de la prensa por dos ocasiones en el curso de un año y procurará olvidar lo pasado. Al mismo tiempo para reanudar con un abrazo fraternal las relaciones amistosas interrumpidas durante mucho tiempo, invitar al Dos de Mayo a un match de fútbol de primera división para el día que se señale en su oportunidad al recibir la aceptación de dicho centro”.
El oficio comunicando este acuerdo fue remitido con fecha 19 de diciembre, y la contestación fechada el 17 de enero decía lo siguiente:

“Señor Presidente del A.C. José Pardo.- El club que tengo a honra presidir, en sesión de Junta General Ordinaria habida el 7 del presente, en su deseo de terminar una vez por todas, el distanciamiento que existe con el Club de su presidencia, teniendo en cuenta que ante todo debe primar el desarrollo de la juventud deportiva, la que en ningún caso debe sufrir las consecuencias de elementos intransigentes; que conforme lo manifestado por el Dr. Wenceslao Pinillos Rosell, miembro de la Delegación en Loreto del CON, en la sesión realizada el 13 de noviembre del año próximo pasado, es conveniente para el deporte de este departamento UNIR Y NO SEPARAR a los elementos deportivos; que viendo sólo en la moción presentada por Ud., al club al que pertenece y que me ha sido comunicada por oficio No 46, fecha 19 de diciembre de 1,928, el anhelo de dar por terminados los incidentes que motivaron el distanciamiento de nuestras instituciones; acordó: 1º.- Pasar por alto los términos de dicha moción por considerarlos de suma ingenuidad, y 2º.- Invitar al club de su presidencia a un match de fútbol que se llevará a efecto el domingo próximo en el Estadio Augusto B. Leguía”.
“Con este motivo etc. etc. Pelayo Herbozo”.
Se deja al criterio del lector el comentario de la nota que al pie de la letra se ha trascrito. Todo lo que se puede agregar es que en la sesión del José Pardo del 22 de enero, de nuevo se puso a prueba la resistencia a las injurias que la institución soportaba. Peláez manifestó que no era aceptable la nota, porque significaba “un rechazo completo del acuerdo de nuestro club” aprobando la moción de Berger y que en consecuencia se debía acordar también el rechazo reciproco. Meneleo Meza, que en oportunidad del fracaso de las gestiones de las autoridades y la mediación del Loreto, había aconsejado olvidar y perdonar, comparando el caso a una herida que sufre un deportista y cuya sangre se restaña con yodo; volvió a insistir en que se debe dar por terminado el asunto. Peláez también insistió en que no obstante que el José Pardo había perdonado las ofensas y vejámenes del Dos de Mayo, nuevamente este club lo ofendía tratando a sus asociados de intransigentes e ingenuos y que en su concepto debía darse por terminada toda gestión de reanudación de las re1aciones, contestando en estos términos. Meza propuso que no se diera importancia a la nota y como so1icitaba Peláez, dar por terminadas las gestiones, pero sin comunicar nada al Dos de Mayo; “silencio, que es demostración del poco mérito del contenido de su nota” De este modo y tras un candente debate fue aprobada la opinión de Meza, acuerdo que solo fue puesto en conocimiento de la Comisión Técnica del CON declarando terminado el asunto. Esta había de ser una de las últimas intervenciones de Meneleo Meza López y en ella mostró su elevada conciencia deportiva, su fina sensibilidad y la abnegación de que siempre dio pruebas. Cuando habló en pro del olvido de las ofensas habló sin rencor y sin desprecio. Conocía como educador el corazón humano y sabía cuanto daño pueden hacer el orgullo y la fatuidad. Si Berger, al dar la solución, que hay que reconocer fue despreciada por Dos de Mayo ofreció una mejilla, Meza al proponer olvido y silencio ofreció la otra y ninguno de ambos por vanidad ni figuración, sino por abnegación.

1 Comments:

OpenID yaqehour said...

Super-Duper site! I am loving it!! Will come back again – taking your RSS feeds also, Thanks.

aroma essential oils

11:54 AM  

Post a Comment

<< Home