Friday, April 25, 2008

HISTORIA DEL DEPORTE LORETANO-continùa

ANECDOTARIO

Aquella noche Policarpo Rengifo, al ponerse el uniforme de gimnasia, para la actuación en el Teatro Alhambra, sacó el único sol que tenía en el bolsillo, que dicho sea de paso, entonces era bastante dinero, porque a más de ser “nueve décimos fino”, tenía un poder adquisitivo fantástico, comparado con los de hoy, que apenas da para un pasaje en ómnibus.
Sacó pues su sol del bolsillo del pantalón de calle y lo puso en el de su pantalón de ejercicios.
La entrada a las paralelas consistía en alzarse sobre las manos, poner las corvas sobre una de las barras, coger con los empeines la otra y subirse para quedar en medio y continuar el número.
Pero sucedió que tan pronto como se puso sobre sus manos y metió las piernas entre las paralelas, el sol se le cayó al piso del escenario, que tenía un ligera inclinación a la platea.
Como cayera de filo empezó a rodar lentamente hacia abajo, ante la mirada de Policarpo, que colgado no se decidía si continuar con el ejercicio o suspenderlo para ir en busca del sol que se alejaba peligrosamente.
Un sol era mucho sol para Polico, de modo que decidiéndose instantáneamente, sin más impulso que sus propias piernas, se tiró en extraña y peligrosa “palomita” hacia el sol rodante, acertando a cogerlo cuando ya llegaba al filo del escenario.
El público que estaba lejos y no había visto la tragedia del sol caído-creyó que tal era el número de Policarpo, que en realidad tenía emoción y peligro-aplaudía a rabiar, mientras que los de cerca, que vieron que se trataba de la salvación del sol peruano, reía a más no poder.
Polico, con el sol muy seguro repitió el ejercicio, es decir la entrada, porque la “palomita” que hizo, jamás podría haberla repetido, por lo peligroso de su ejecución.

&&&

He aquí la constitución de los cuatro equipos de fútbol, y los dos equipos infantiles en 1,926.
PRIMER EQUIPO
Ramón Cisneros, Julio Silva, Francisco Ríos, Francisco Runciman, Carlos Núñez, Ángel Delgado, Vicente Salas (capitán), Lorenzo Ramírez, Arístides Rengifo, César Cárdenas, Lizardo Ruiz Silva.
SEGUNDO EQUIPO
Antonio Wong, Pablo C. Montalván (capitán), Carlos Picón, Guillermo Panduro, Josué Guabloche, Ernesto Panduro, Rafael Calvo, Adolfo Silva, Francisco Elgegren, Francisco López, Enrique Najar.
TERCER EQUIPO A
Alfredo Ferreira, Ruperto Vela, Armando Vásquez (capitán), Gerardo Jansen, Efraín Ruiz, Simeón Pinedo, Miguel Insapillo, Adolfo Cárdenas, Carlos Tello, Nicolás Flores Pezo, José M. Gutiérrez.
TERCER EQUIPO B
Leoncio H. Vásquez, Francisco Dávila, Miguel A. Lanata (capitán), Juan Díaz, Amador Bartens Llerena, Adolfo Flores, Carlos López, César Panduro, Víctor Barreto, Antonio Alván Ramírez, Juan Santiago Flores.
EQUIPOS INFANTILES
A: Guillermo Wong, Jorge Borda Morey (capitán), Máximo Sánchez Morey, Rómulo Rocha, Narciso Basagoitia, Alberto Chávez, Benjamín Tovar, Alejandro Ramírez, Román Gómez, Carlos Vásquez, Enrique Vásquez Peñaherrera.
B: Gregorio Zagaceta, Luís García, Elías García, Víctor Olórtegui, Juan Miguel Arévalo, Hernán Olórtegui (capitán), Lizardo Paredes, Mauro Javier Olórtegui, Oscar Vásquez, Víctor Cohen, Ramón del Castillo.

&&&

Alejandro Sinti Calampa, el hábil interior derecho del José Pardo ingresó a la marina porque le tocó en suerte hacer el servicio militar.
A veces hacía de marinero en una lanchita llamada Itaya, tan pequeña, que su dotación estaba constituida por dos hombres y se la empleaba para llevar a las autoridades a la recepción de los barcos extranjeros que anclaban en medio del río.
Una tarde en ese servicio, y llevando a bordo al doctor Verástegui, que al mismo tiempo que era presidente de la Comisión Técnica de Deportes, era médico titular, casi al tocar la escalera del barco brasileño, naufragó, poniendo en peligro la vida del dicho doctor, que fue salvado por el marinero de servicio, quien cogiéndolo a tiempo lo sostuvo a flote hasta que recibieron auxilio. Verástegui se deshacía en expresiones de agradecimiento en cuantas ocasiones tenía, y Sinti que siempre fue un reverendo mentiroso, no se sabe cómo llegó a atribuirse la hazaña del salvamento. Y también cuando se le presentaba la oportunidad decía: “Yo he cumplido con mi deber porque Verástegui es el presidente de los sportsman y yo soy su vasallo”.
Tanto llegó a sugestionarse con la mentira que él mismo llegó a creérsela y de lo único que hablaba en toda reunión era del salvamento. Miguel Villacorta que no perdía oportunidad para hacerle chistes compuso una canción que empezaba así:
Sinti está haciendo
la mar de atrocidades
porque se cree
un gran “shoteador”
pero olvida
que Vargas y Villacorta
son superiores
y siempre lo serán.
Sinti tomó en serio la canción, buscó un maestro de guitarra y pronto era su favorita en todas las fiestas.

&&&

A propósito de Verástegui. Era un entusiasta deportista. Sólo tenía un defecto, (algo muy humano por cierto) creía que todo lo que pensaba, ordenaba o hacía en el deporte era necesariamente correcto.
Siendo presidente de la Comisión Técnica del CON, no se sabe porque causa dispuso que los equipos de fútbol no abandonaran la cancha por ningún motivo entre los dos tiempos. La disposición fue comunicada a los clubes pero nadie le dio importancia.
Aquella tarde en la Plaza 28 de Julio, cuando terminó el primer tiempo del partido que se jugaba entre el Pardo y Regimiento y los jugadores se dispusieran a salir se encontraron con que el doctor Verástegui, con grandes ademanes y ordenes lo impedía. Asombrados e indecisos los jugadores no sabían qué hacer. El público pifiaba, los dirigentes discutían, y todo hacía creer que se iría a armar un gran lío.
Julio Silva Bartra, capitán del José Pardo se acercó a uno de los dirigentes y le dijo algo al oído. Este un poco azorado llamó al doctor Verástegui y también algo le dijo en voz baja. Verástegui vaciló un instante y por fin algo turbado dijo: ¡Que salgan todos los que quieran!
Averiguado qué fue lo que dijo Silva, se supo: “¡Quiero hacer pichi!”.

&&&

Y ya que de Verástegui hablamos… En cierta ocasión se estaba disputando una competencia de salto largo y Verástegui “huincha” en mano estaba dando la marca de los saltos. Probablemente se equivocaría y dio para un competidor muy conocido una marca de 6.62 m. La marca era espectacular y batía todas las otras. Más aun; era un record nacional. Entre asombrados e incrédulos concluyeron la prueba y se anotó la marca.
Algunos domingos después se repitió la competencia y de nuevo Verástegui controlaba las marcas; pero el saltador de los 6.62 no podía repetir la hazaña, uno de ellos preguntó cómo no siquiera se aproximaba a ella, y Julio Silva uno de los recordman locales comentó: “Es que el otro día han medido con el metro de Verástegui”.
Desde entonces se hizo corriente preguntar si las pruebas se iban a medir con el metro usual o con el de Verástegui.

&&&

Cuando se fundó el CNI, todos los colegiales que pertenecían a los equipos locales salieron de sus respectivos clubes. Pero, como siempre, el afán de conformar un equipo poderoso indujo a los directivos del Colegio a tratar de hacer esta medida extensiva hasta los profesores, según resoluciones Directorales de 11 de mayo y 9 de junio de 1,926, interpretadas por la Junta de Profesores. Lizardo Ruiz Silva, puntero zurdo del José Pardo, fue objeto de esta disposición. Se cambiaron notas entre las dos instituciones y para evitar que Lizardo tuviera complicaciones en su trabajo como profesor del Colegio, José Pardo le concedió licencia de su cargo de Director Técnico de Deportes del club. Por mucho tiempo duró la tirantez entre las instituciones deportivas y el CNI, debido a la prohibición que pretendía establecer a los alumnos de pertenecer o actuar por otro club que no fuera el CNI. El último intento, que también fracasó fue cuando en 1,948, pretendió impedir que Augusto Cashú, que defendía la meta del José Pardo, actuara por este y se le quiso obligar a que lo hiciera por el CNI. Entonces la Liga de Fútbol de Maynas, oficialmente estableció que tal resolución no encajaba en la especial reglamentación del deporte.

&&&

Una de las simpáticas iniciativas del CON fue la elección de la Reina del Deporte, acogida con gran entusiasmo por todos los clubes locales. Como era la época de la actividad deportiva femenina, había un ramillete tal que la elección habría de ser reñida e interesante. Pero fracasó en parte porque las condiciones impuestas por el CON, estaban fuera de la realidad y hasta de la lógica. En principio se pensó que cada institución lanzaría una o mas candidatas para que el público eligiera entre ellas, pero, al CON se le ocurrió que cada club eligiera su Reina, para que luego dicho organismo sorteara entre las elegidas. Tal procedimiento no pareció acertado al José Pardo, que había propuesto como candidatas a Rosa Palestini y Luz Angélica Velásquez y después de un pequeño cambio de notas y deliberaciones retiró sus candidatas. Se temía que dicho procedimiento ya estuviera preparado, dadas las costumbres imperantes y que aun hoy tiene rezagos, pero al final de la elección la que salió en el sorteo reunía los atributos de una verdadera reina. Fue la reina del Loreto, FRANCISCA HERCILIA GUTIERREZ ESPINAR, cariñosamente mas conocida por “Panchina”. Tenía belleza, prestancia y linaje y el José Pardo reconoció gustoso a la soberana e incluso le hizo varias manifestaciones de simpatía. Además, era hija de uno de sus connotados socios: Alfredo Gutiérrez.

&&&

La cancha del “Bembon” fue designada Campo Athletic Nº 2 y estaba destinada para los ejercicios de la sección femenina. Los instructores cuando se hacía los ejercicios de carrera de 50 metros se colocaban al final de la cancha, que apenas excedía de tal medida y como el terreno estaba limitado por una alambrada de púas, tenían que contener con cierta habilidad a las chicas que llegaban a la meta para desviarlas de la alambrada. Ramón Cisneros notó que el tal procedimiento consistía en esperar a las chicas con los brazos abiertos y hacerlas describir un cuarto de círculo con toda suavidad, para que siguieran el impulso sin detenerse violentamente. Esta demás decir que Ramón desde entonces no faltaba a dichos entrenamientos y se especializó en el procedimiento.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home