Sunday, April 13, 2008

HISTORIA DEL DEPORTE LORETANO-continùa

En enero de 1,925 se reinició el campeonato “Copa del Águila” cuyo desarrollo estuvo matizado con la siempre encarnizada rivalidad, acentuada en los partidos de fútbol muy especialmente cuando estos se disputaban entre José Pardo y Loreto. Una nota periodística de la época dice refiriéndose a un partido entre estos dos clubes: “lucharon con encarnizamiento que aplaudiríamos si no viésemos asomar entre el amor propio, sentimiento de altivez y dignidad, como la cabeza de una víbora asquerosa el odio y la rencilla partidarista”… “nos es satisfactorio dejar constancia de la correcta disciplina del Athletic en todo el curso del juego” (sic)- diario “El Oriente”. Fruto de este estado de ánimo fueron las muchas reclamaciones formuladas, muy especialmente por Loreto, ante la Federación Sportiva, la que el 7 de abril declaró nulo el campeonato y en estado de revisión por las supuestas irregularidades denunciadas. Aquí se produjo una nueva interrupción que duró hasta el 11 de junio, pues, el 9 del mismo, la Federación declaró válidas todas las pruebas, excepto las de tiro al blanco, que anuló. Pero esta interrupción no fue de inactividad pues como estaban de entusiasmados, Dos de Mayo puso una Medalla de Oro para disputarla con el José Pardo en dos partidos, el primero de los cuales se jugó el 10 de mayo, ganando Dos de Mayo por 2a 1. El 31 del mismo mayo José Pardo organizó una fiesta deportiva en homenaje a sus socios Berger y Ratteri, por su vuelta al terruño, y de los atletas que habían tenido mayor puntaje en el Campeonato del Águila. Entre estos estaba Julio Silva del José Pardo, Carrillo del Loreto, Domingo Mitidieri del Dos de Mayo, Pedro Canga de la Marina y Abel Cornejo Varillas del Regimiento; en honor de quienes se hizo la fiesta, culminando esta con una carrera con banderas y un partido de fútbol entre Dos de Mayo y José Pardo. El 11 de junio, como dijimos se reanudó el Campeonato del Águila, con las pruebas de tiro. Estas dieron como resultado una nueva victoria del José Pardo, que hizo 53 puntos contra 44 del Dos de Mayo y 36 del Regimiento. Loreto y la Marina no se presentaron a la prueba y con ella se dio por terminado el campeonato proclamando la Federación al José Pardo, campeón con 129 puntos, contra 89 del Dos de Mayo, 74 del Regimiento, 53 del Loreto, 24 de la Marina y 0 del Liviano. El trofeo del concurso de tiro también se adjudicó el José Pardo y los premios individuales fueron el primero para Fernando Carrillo del Loreto, el segundo fue sorteado entre Canga y Cisneros que tenían igualmente 11 puntos, quedando segundo Canga y tercero Cisneros. La proclamación se efectuó el 22 de junio. Pero el 27 de junio, Loreto presentó nuevamente a la Federación una reclamación sobre su resolución en el resultado de las competencias de tiro y pedía que se realizara de nuevo, anticipando que en caso de negativa, llevaría el reclamo a la Confederación Nacional de Deportes de Lima. La Federación Sportiva contestó diciendo que era autónoma en sus decisiones y sin autoridad superior revisora de sus procedimientos, por cuanto la Confederación Nacional a la que solicitaron su afiliación no había atendido oportunamente el pedido, y además había desaparecido por R. S. Nº 1748, sustituyéndola el Comité Olímpico Nacional, organismo este al que en breve solicitaría su afiliación. Añadía que el primer concurso de tiro se había anulado por las irregularidades de la que adoleció y la no concurrencia del Regimiento, pero, que para el segundo concurso, se le hizo al Loreto doble invitación; por Of. Nº 62 del 4 de junio, y verbal del Capitán Carlos Barriga, Director Técnico de la Federación, las que fueron contestadas con estas palabras: “El Club Loreto no tomará parte en este match”. El 14 de junio se jugó el segundo partido por la Medalla de Oro, del Dos de Mayo, en el que se armó un escándalo de proporciones, cuando Adolfo Vargas al ejecutar un corner desde la punta izquierda, produjo un gol olímpico que Dos de Mayo no quiso reconocer, truncándose el partido que se volvió a jugar el 28 de junio, con motivo de la distribución de los premios del Campeonato del Águila, en una fiesta deportiva que tuvo diversos números de atletismo y un partido de segundos equipos entre Regimiento y José Pardo, que ganó este por 3 a 0. El partido entre Dos de Mayo y José Pardo por la Medalla lo ganó Dos de Mayo sin incidentes. Las marcas mas importantes del Campeonato del Águila fueron: la de 100 metros de Julio Silva 11’ 3’’ y Carrillo 11’ 4’’; salto alto, Toribio Solsol 1.65 m., Adolfo Vargas 1.58 m. y Pedro Canga 1.55 m. ; salto triple Cisneros 12.20 m., Joaquín Montero 11.60 m. y Francisco Ríos 11.55 m.; salto largo Julio Silva 5.37 m., Carrillo 5.30 m., Cisneros 5.24 m.; en 100 m. con vallas se impuso Canga sin tiempo, siguiéndole Carrillo y Cisneros, y en salto alto con garrocha Eduardo Noriega que pasó holgadamente los 3 m. , siguiéndole José Ayllón con 2.80 m.Fue en este campeonato cuando se corrió por primera vez una posta de 4 x 100, el 29 de marzo y la ganó José Pardo que tenia buenos velocistas. Segundo quedó Loreto. Tercero Regimiento y cuarto Dos de Mayo. En suma, no obstante los incidentes y reclamos el campeonato fue de los más interesante.El 16 de junio la Federación organizó por primera vez un campeonato solamente de fútbol que debía jugarse anualmente, interviniendo en él los equipos de primera, segunda, tercera categoría e infantiles, pero por dificultades técnicas no pudo realizarse, pues, lógico era suponer que el Regimiento y la Marina no podrían tener tantos equipos y mucho menos infantiles. De ahí que se aplazara la realización de tan interesante proyecto en forma indefinida. El 12 de julio se reunió por primera vez un grupo de veteranos de los clubes para jugar un partido de fútbol con los oficiales del Regimiento. Ellos fueron: Miguel Villacorta, Pedro Villacorta, José Chapiama, Emilio Berger y Ángelo Ratteri del José Pardo; Arturo Montero, Manuel Alves, Máximo y Manuel Vacalla del Loreto; y Manuel Pezo del Dos de Mayo. Fue en un festival organizado por Loreto festejando el ascenso a teniente 1º de su socio Pedro R. Canga. También jugaron los primeros equipos de José Pardo y Loreto por una Medalla de Oro y Plata, que ganó Loreto por 3 a 1, en la Plaza Leoncio Prado. El primer proyecto de construcción de un Estadio fue presentado a la Federación por Manuel Rosell Santolaya y en él proponía la cooperación de todos los clubes locales quienes serían considerados propietarios de la instalación. En una reunión en el local del Loreto, a la que fueron especialmente invitados representantes de todos los clubes se inició el estudio del interesante proyecto. El 9 de agosto José Pardo eligió la junta directiva que había de encargarse lucidamente de la celebración del vigésimo aniversario.

ANECDOTARIO

Para dar una idea de los propósitos de la Federación, copiamos a continuación su decreto expedido el 24 de octubre de 1,924, poco después de su instalación. Dice así:

El Presidente de la Federación Sportiva de Loreto;
CONSIDERANDO:
Que la armonía y confraternidad institucionales de los que cultivan el Sport en el departamento reclama ciertas disposiciones encaminadas a introducir las reglas de cortesía y caballerosidad que son indispensables en la sociedad, para que esta cumpla mejor los deberes que toda colectividad tiene;
PROPONE :
l.- Antes de toda lucha, sea individual o colectiva los sportsman afiliados a la Federación efectuarán un saludo de cortesía y se estrecharán las manos en señal de compañerismo y al terminar la contienda, vencedores y vencidos se acercarán unos a otros y se despedirán con un Viva al Perú, a la Federación y a los clubes contendores, y luego se estrecharán en un fraternal abrazo.
2.- Ningún luchador ni ninguna institución puede retirarse del campo sin concluir la lucha empeñada, sea cual fuera el motivo que alegue en su favor, sin que la Federación le ap1ique un castigo que no podrá exceder la primera vez de tres meses de suspensión, seis meses la segunda y separación la tercera.
3.- La Federación otorgará en Sesión Solemne del 2 de octubre de cada año, una Medalla de Oro que usará por un año la institución que durante el anterior hubiera observado mejor comportamiento.
4.- El socio de cualquiera de las instituciones que ponga de su parte toda su influencia para conducir a sus compañeros por el sendero del bien y la caballerosidad usará en los actos pub1icos una banda blanca con el emblema de la fraternidad.
5.- El Juez o miembro de un Jurado que faltando a las leyes del honor y del deber emitiera un fallo no conforme a la verdad o de algún modo proceda con parcialidad será penado con la separación del cargo y una multa de dos libras oro, que se destinarán al fondo de premios y recompensas.
6.- El juez o miembro que durante un año a juicio de la Asamblea de la Federación hubiera tenido mayor suma de buenos fallos y observado circunspección y corrección en sus decisiones será premiado con la banda de la fraternidad y una medalla de oro.
Dado…etc. etc. Meneleo Meza López- Presidente. Luís Alfonso Navarro Cauper- Secretario.

&&&

En las pruebas de 100 metros planos, que siempre fueron las más disputadas, se utilizaba generalmente el largo de las canchas de fútbol. La medida probablemente no era exacta pues esto se hacía en el instante de la prueba y bien podía tener un par de metros más o menos. No habiendo pista, menos podía haber andariveles y después de la partida, que siempre se hacía con un silbato, los competidores se juntaban tanto que se estorbaban hasta intencionalmente unos a otros. Demás está decir que entre los corredores había algunos que estaban destinados especialmente a “cruzar” a los contrarios. Para normalizar todo esto en el Campeonato del Águila, al disputarse la carrera de 200 metros en la Plaza 28 de Julio, luego de medir la distancia en dirección este-oeste, (única forma de conseguir los 200 metros), se hizo callejones utilizando ovillos de “chambira”. Como no fue posible conseguir suficiente “chambira” para cerrar todos los andariveles en su total extensión, sólo se hicieron callejones hasta poco mas de los 100 metros, calculando que a esa distancia ya estarían definidas las colocaciones de los corredores y no serían posibles los cruces. La previsión sólo resultó a medias, es decir que se evitaron los cruces. Pasaron los callejones Silva Cisneros y Carrillo, pero después se cerraron tanto al llegar a la meta y cayeron uno encima del otro, de manera que la única forma de determinar las colocaciones fue por la forma como cayeron, Silva debajo, Cisneros encima de Silva, y Carrillo sobre los dos… Se discutió un poco y… ¡claro! pensándolo bien, primero debió llegar el que estaba debajo y tercero el que estaba encima… Y así fue como Silva llegó primero, Cisneros segundo y Carrillo tercero…

&&&

En un principio todos los velocistas corrían descalzos. Los que por la costumbre no podían hacerlo así lo hacían con alpargatas o con sus zapatos viejos. El primero en usar zapatillas con púas fue Berger, después Canga las trajo para todos los corredores del Loreto. Posteriormente se generalizó su uso. Julio Silva no podía acostumbrarse a ellas, de modo que mientras practicó atletismo corría y saltaba descalzo. Se supone que por eso no mejoró nunca su marca de 11’ 3’’, la mejor de la época de mayor auge del atletismo. La partida también fue introducida por primera vez por el equipo del Loreto, dentro de la técnica moderna, en el campeonato por el Estandarte. Allí se vio un interesante espectáculo en la línea de partida. Los corredores de Dos de Mayo y José Pardo, de pie en actitud casi de un lanzador de disco, y los del Loreto agachados, con las manos apoyadas en el suelo y en la posición correcta que aconseja la técnica. Pero los resultados fueron iguales. Siempre entraron en primer lugar Silva, Cisneros y Velásquez. Carrillo venció varias veces a Silva y como dijimos en alguna parte, logró arrebatarle la banda de Campeón, de 100 metros, pero sin batir su marca de 11’ 3’’.

&&&

Uno de los arqueros que atajaba todos los penales que le disparaban fue Manuel Braga, del Loreto. Su método era muy sencillo y de gran efectividad. Colocada la pelota para ejecutar la pena, tan pronto como sonaba el silbato y el ejecutante avanzaba a dar el puntapié, Braga se adelantaba cuatro o cinco pasos con gran rapidez, logrando de este modo bloquear más fácilmente su arco. Como aun no se sabía que el arquero no puede mover los pies mientras no se ejecute el disparo, la cosa le salía muy bien, pero, llegó la noticia y se le acabó el truco. Braga, que nunca había sido goleado, tuvo que dejarle el lugar a un soldadito de apellido Cuestas, que también fue muy bueno.

&&&

El equipo de tiro al blanco del José Pardo en la Copa del Águila estuvo formado por Juan B. Rojas Torres, Carlos B. Saavedra, Julio Iglesias y Federico Augustini.
El último equipo de carrera con banderas que actuó también en la Copa del Águila lo formaron Julio Silva, Ramón Cisneros, Emilio Berger, Manuel Estévez Vidal, Adolfo Velásquez, Julio A. Ruiz Rengifo, Julio G. Vergara, José Chapiama, Pedro y Miguel Villacorta. Éste último era quien siempre entregaba la bandera corriendo sólo 50 metros, distancia en la que no tenía competidor.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home