Monday, May 15, 2006

Historia del deporte...continúa

A principios de marzo el equipo del Athletic se tonificó con nuevos elementos pertenecientes a la guarnición militar, los que, al hacerse socio el comandante Canales, ingresaron también como socios activos, mediante la concesión de pagar sólo la mitad de la cuota de ingreso y de las mensuales, en atención a ser militares.
Por esta circunstancia, los partidos que se jugaron con el Sport Club el 19 de marzo y el 18 de abril, fueron contundentes victorias para el Athletic, por 4 a 1 y 2 a 1 respectivamente. Ambos partidos se jugaron en Sacha Chorro, y el equipo se conformó con los siguientes jugadores, en el orden de formación, en ambos partidos: Gonzalo Colmenares, Doroteo Arévalo, Manuel J. Gonzáles, Enrique Zumaeta, Alfonso Bartra del Águila, Bernardino Merino, Luis Tello, Aurelio Aponte, David Abecasis, Julián Ruiz Zumaeta, Samuel Laredo, Rubén Ramírez, Hans Williams Polster, y Mario V. Mongrut.
El Sport Club protestó por la inclusión de los militares Merino, Colmenares, Aponte, Gonzáles y Ramírez, y el Athletic aceptando la propuesta, conformó otro equipo, con Braulio Meza en el arco, Arévalo y Bartra en la defensa, Leoncio Ríos, Ruiz Zumaeta y David Meza en la línea medular, y Elías Babilonia, Julio A. Urrunaga, Juan B. Rojas Torres, Tadeo Alván y Miguel Zumaeta en la delantera, con los suplentes Luis Tello, Carlos Pérez y José Antonio Rengifo; e invitó al Sport Club el día 2 de mayo a un partido, perdiendo este equipo por 3 a 2. Fue así como quedó constituido el segundo equipo del Athletic, que el 14 de mayo fue invitado por el C.S. Loreto a disputar su primer partido con el A.C.J.P., que fue aplazado al 23 de mayo, porque el día 14, el combinado Athletic/Sport Club, jugó con la tripulación del “Manco”, equipo al que ganó por 2 a 1.
El 23 de mayo de 1909, se realizó el primer partido de fútbol entre el Athletic y Loreto, ganando Athletic por 5 a 2. El mismo día jugó el primer equipo con el Sport Club, empatando a 0 goles. El primer equipo quedó constituido por Colmenares, Arévalo, Manuel Gonzáles, Aponte, Merino, Enrique Zumaeta, Federico Salomón, Abecasis, Laredo, que era el capitán, Ricardo Ramírez y Luis Tello.
Con motivo de la disputa de las pelotas de fútbol, ganadas a la tripulación del “Huayna” en el segundo partido del 28 de febrero, se concertó otro partido el 6 de junio en Sacha Chorro. La victoria volvió a ser del Athletic por 3 a 1 y en este partido, reciamente disputado, se consagró Hans Williams Polster, que resultó un formidable puntero zurdo, autor de los tres tantos de la victoria.
El 10 de junio, volvió a ganar el Athletic al Sport Club por 2 a 1. El 20 de junio, jugando en el campo de Sacha Chorro, donde por lo general se hacían los partidos de importancia, esta vez, sólo con su equipo, el Athletic ganó a la tripulación del “Atahualpa” por 1 a 0.
El 11 de julio se jugó un partido de fútbol entre el Athletic y un equipo de la guarnición militar, organizado por el teniente Moisés Yáñez, muy aficionado a los deportes y que actuó también brillantemente como arbitro en posteriores oportunidades. Ganó la guarnición militar, pues el Athletic tuvo que prescindir de todos los elementos militares que incluía en su equipo, los que jugaron en el equipo de la guarnición. El score fue de 3 a 1.
El 25 de julio, la municipalidad organizó un concurso de tiro, previo al programa de fiestas patrias. En dicho concurso conquistaron, el primer puesto Pedro Ruiz Rengifo, que fue premiado con medalla de oro, el segundo Ramón Cerrel, premiado con medalla de plata, y el tercer puesto Próspero Nigro, quien obtuvo diploma de honor.
El programa organizado por la municipalidad continuó el 30 con una fiesta deportiva en Sacha Chorro, en la que intervinieron en diferentes pruebas atléticas el Athletic y el Sport Club, culminando la tarde con un partido de fútbol entre los mismos clubes. El Sport Club hizo 38 puntos y el Athletic 36, y el partido de fútbol lo ganó el Sport Club por 1 a 0.
El día anterior, 29 de julio, en el mismo campo de Sacha Chorro, se realizó un campeonato escolar entre el Centro Escolar 161 y la Escuela Fiscal 1603, organizado y dirigido por los miembros del Athletic, quienes se encargaban de la preparación técnica y física de los alumnos de ambos planteles. Ganó el torneo el Centro Escolar 161, adjudicándose una medalla de oro obsequiada por el concejo provincial.
Al acercarse el 30 de agosto, fecha en la que debía realizarse el campeonato por la Copa de Plata, el Athletic, con fecha 2 de agosto, remitió el “desafío” al Sport Club, pero este no contestó. Como el tiempo pasaba, el 20 de agosto, volvió el Athletic a remitir un nuevo “desafío”, indicando que en vista del poco tiempo que faltaba, si consideraba el Sport Club insuficiente para la discusión de las bases, podía trasladarse la disputa del campeonato al 24 de setiembre.
El Sport Club contestó diciendo que no era posible aceptar el reto el 24, “tanto porque dicho campeonato se había realizado ya el 30 de julio en el programa de fiestas patrias, que lo había ganado el Sport Club, cuanto porque el Sport Club, había formulado las bases de un concurso de tiro que debía realizarse en dicha fecha”(sic)
Esta respuesta desconcertó a los dirigentes del Athletic, que sabían perfectamente que tal afirmación en parte era falsa, pues, el campeonato del 30 de julio lo había organizado la municipalidad, y siguieron insistiendo para la realización del verdadero campeonato por la Copa de Plata; pero en estas circunstancias el presidente del Sport Club, se vio obligado a dejar la presidencia, por motivos personales y contrarios a su voluntad, asumiéndola Juan Olórtegui Villacorta, y entrando el Sport Club en un periodo de decadencia.
Ante esta situación y sin cejar en el empeño de realizar el campeonato, se empezaron a organizar competencias con la guarnición militar en vista de que el Sport Club no daba señales de actividad.
El 3 de octubre se jugó el primer partido de esta nueva temporada, que perdió el Athletic por 1 a 0. Fue el partido muy del agrado de la afición, a juzgar por el comentario que de él hacía “El Oriente” en la columna de “Sacha Sportsman”, que resumiendo decía: “Ha reinado cordialidad y amistad entre ambos partidos; regresaron todos contentos y alegres. Ojalá que en adelante sean así los “matchs”, pues deben terminarse esas rencillas odiosas que existen en los Clubs de Iquitos, que a nada bueno conducen”
El 14 de noviembre se jugó contra un equipo del vapor “Manco”, obteniendo una ajustada victoria de 1 a 0, y el 8 de diciembre se volvió a jugar con la guarnición militar, perdiendo nuevamente por 3 a 0, y la revancha de este partido se jugó en la plaza 28 de julio el 12 de diciembre ganando el Athletic por 2 a 0.
A invitación del Club “Leguía” de reciente fundación se realizó un partido en Sacha Chorro. En este partido jugó por primera vez Manuel de Almeida, demostrando condiciones en el puesto de guardavalla, en el que quedó por siete años. Se ganó el partido por abultada cuenta y la mayor hasta entonces, 7 a 1.
El 26 de diciembre se jugó nuevamente con la guarnición militar en la plaza 28 de julio, ganando la guarnición por 2 a 1; invitó el Athletic a un partido de revancha para el 2 de enero, pero el capitán del equipo, Yáñez, no aceptó aduciendo tener jugadores enfermos.
En diciembre se declaró en receso el Sport Club. El Athletic trató de recoger la Copa de Plata, para entregarla al Concejo Provincial a fin de que sirviera como trofeo en los campeonatos ínter escolares, pero no lo consiguió. Así desaparecía, pues ya no se volvió a reorganizar, el Sport Club, restando brillo y rivalidad a las competencias. Era entonces el único antagonista de respeto para el Athletic, y con él desaparecía, como institución el “Pionero” del deporte en la Amazonía Peruana.
Así y todo se intensificaba la práctica del deporte en el Athletic, sobre todo en el tiro al blanco, pues, el presidente Meza formalizó la creación de una sección especial de tiro, a cargo del socio sargento Julio Gallegos, como instructor. Se solicitó el reconocimiento oficial de dicha sección, así como armas y municiones para los ejercicios. Le fueron proporcionados 5 fusiles en calidad de préstamo.
La más importante adquisición consistió en un gimnasio, compuesto de un trapecio, un par de argollas, un columpio, una escalera marina, una escala de cuerda y nudos, una cuerda con travesaños de madera y una cuerda lisa, adquirido todo por compra al señor Julio César, por la suma de S/. 20. La instalación, incluyendo la armazón de madera costó S/. 30, cantidades que fueron pagadas mediante la emisión de 10 bonos de S/. 5, que tomaron los socios del club y eran amortizables por sorteos mensuales.
Al finalizar el año 1909 el club tenía registrados 126 socios activos, de ellos 17 eran extranjeros; se había realizado 19 sesiones ordinarias y 2 extraordinarias, una de Junta General, y la otra de Junta Directiva.
Fue en este año, que mediante un proyecto presentado por una comisión presidida por Doroteo Arévalo, se adoptó el emblema actual del club, el triángulo verde, símbolo de fuerza destreza y agilidad, circundado por un ramo de palmas y otro de laureles, unidos al pie de la base del triángulo, con una cinta con los colores nacionales. Dentro del triángulo dos floretes cruzados con las puntas hacia arriba; dos batas de críquet, también cruzados con las palas hacia abajo, formando un rombo con los floretes, en cuyo centro aparece una pelota de fútbol. En el ángulo que forman los mangos
de las batas aparece una bola de críquet, y en ángulo superior del triángulo hay una corona cívica.
El entusiasmo por las actividades deportivas iba en aumento en el ambiente local. La fundación del Club Sport Loreto estaba dando una nueva tónica a las competencias, y aunque casi todas sus actividades eran de carácter interno, alternaba exitosamente con los clubes “Leguía”, el “Loreto y San Martín”, el “Educación Física” y el “Emilio San Martín”, y otras veces con equipos del Colegio Departamental.
La guarnición militar, que tenía jefes entusiastas, no perdía oportunidad para competir u organizar competencias con los civiles, aparte de que muchos de ellos pertenecían como socios al Athletic y la misma prensa local alentaba elogiosamente a dirigentes y jugadores.
El 5 de julio de 1909 se efectuó la primera renovación de cargos en el Club de Tenis, fundado como dijimos en junio de 1908, y cuya segunda directiva fue la siguiente, con la re-elección de Pablo Morey como presidente y algunos otros cuya labor había sido notable:

Presidente Pablo Morey del Águila
Vicepresidente Abel Toledo Ocampo
Tesorero José Carlos Hernández
Capitán de tiro Hubert Harding
Secretario Luis Medina Pinón
Vocales Gastón Gatty
Pablo Magne
Carlos Zubiaurr

Nótese que aún en el Club de Tenis había un capitán de tiro. Era que las actividades deportivas seguían ese ritmo propio de la juventud que no sólo quiere competir, vencer y lograr un esparcimiento sano y divertido, sino que además llevaba latente ansias de revancha y desquite, que sólo por las armas pensaba que podía conseguirlas. Aún sangraba la herida del 79.
Pero, las actividades propiamente deportivas continuaban. La tirantez de relaciones producidas por la rivalidad entre el Sport Club y el Athletic y las victorias y éxitos institucionales que este estaba conquistando, produjo la intención de formar nuevos clubes deportivos.
Como fruto de este estado de ánimo, se organizaron dos núcleos que se auto titularon para sus confrontaciones como los “Extrangis Pindayos Club” y los “Peruvian Combination Fútbol Club”, que por sus denominaciones, se componía de extranjeros y nacionales.
Lo hicieron con ánimo tan jocoso, para suavizar la tensión aún existente entre el Sport Club y el Athletic, que a su primera confrontación, realizada en Sacha Chorro, los “Extrangis” se presentaron ridículamente uniformados y con tongo, protagonizando un partido bufo, que hizo las delicias del público asistente.
La prensa colaboró con el propósito, haciendo un comentario también jocoso y elogiando a sus protagonistas.
Mencionaba a Polster, como “el señor de las piernas”, “intrépido forward” (cabe advertir que Polster tenía las piernas torcidas, lo que comúnmente llamamos “chueco”), “el espárrago” Laredo se portó a gran altura”… “Polack, el de las barbas sin bigote, correctísimo y con ganas de descuajeringar al que se le ponía delante”…”Serafín Otero Barcia, el hermano de Pulgarcito”…”Marchetti y Popolizio, fornidos fullbacks entre los que no hay pelota que entre”.
Y de los “Peruvian” decía: “Velarde sólo tapó dos saques, que hubieran sido otros dos goles, el resto del tiempo se lo pasó leyendo”…”Arévalo, correcto, seguro y sereno. Hacía todo el trabajo de Daniell”…”Montani Burga tiene mucha vista y corre muy bien sin la pelota”… y así por estilo.
El réferi fue Juan Pablo Quiñe y el partido resultó empate a 2 goles. Se realizó el 9 de junio.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home