Tuesday, May 30, 2006

IMAGEN PARA EL RECUERDO


Diploma conmemorativo de las Bodas de Oro del A.C. José Pardo, nótese a la derecha el escudo, creado según proyecto presentado por una comisión presidida por Doroteo Arévalo, triángulo verde, símbolo de fuerza destreza y agilidad, circundado por un ramo de palmas y otro de laureles, unidos al pie de la base del triángulo, con una cinta con los colores nacionales. Dentro del triángulo dos floretes cruzados con las puntas hacia arriba; dos batas de críquet, también cruzados con las palas hacia abajo, formando un rombo con los floretes, en cuyo centro aparece una pelota de fútbol. En el ángulo que forman los mangos de las batas aparece una bola de críquet, y en ángulo superior del triángulo hay una corona cívica.

Historia del deporte...continúa

CONFLICTO ARMADO CON EL ECUADOR

El 9 de enero de 1,910 se inició un nuevo periodo institucional, en el que se hizo la renovación de cargos y juramentación de los directivos constituidos así:

Presidente Meneleo Meza
Primer vicepresidente Rogerio Carrera
Segundo vicepresidente Braulio Meza
Secretario Doroteo Arévalo
Tesorero Juan B. Rojas Torres
Bibliotecario David Meza
Vocales -Tadeo Alván
-Salvador Kanaffo
-Norberto Soto
-Leoncio Ríos
-Santiago Moncayo
Delegado Elías Cohen
Comisión Fiscal Presidente David Abecasis
Secretario José Antonio Rengifo
Vocal Enrique Zumaeta
Comisión de Sport Capitán General Doroteo Arévalo
Capitán de fútbol Hans Williams Polster
Segundo Capitán Gustavo Montani Burga
Capitán de Cricket David Abecasis
Capitán de Tiro Julio Gallegos
Capitán de Juegos deportivos Samuel Laredo

El receso del Sport Club restó mucho brillo a las competencias depor­tivas, ya que al iniciarse este periodo, solo podían llevarse a cabo, gra­cias a la colaboración de la Guarnición Militar, pero, sin ese matiz de rivalidad y emoción que ya estaban cobrando las que se sostenían entre el Athletic y el Sport Club.
Internamente el Athletic marchaba con toda normalidad, aparte solo en lo referente al pago de las cuotas, problema que siempre afrontó el Club y que preocupaba a sus dirigentes, cuando de satisfacer las obliga­ciones contraídas se trataba.
Llegó un día en que se debía 5 meses de alquileres y el propietario visitaba insistentemente a los directivos en demanda de pago.
El presidente Meza firmó una obligación personal de S/. 100.00, para cubrir parte de dicha deuda y pidió a los socios que se estudiara la forma de cubrirla totalmente. Después de un minucioso examen y amplio debate se acordó que todos los socios que quisieran continuar en el Club, firmaran un acta comprometiéndose a pagar S/.5.00 mensuales, hasta cubrir los S/. 200.00 de deuda y aquellos que estando atrasados no quisieran colaborar, fueran excluidos definitivamente.
De esta manera, en parte y temporalmente se soluciono el problema. El Club abría sus puertas en las noches establecidas y el gimnasio daba la impresión de gran actividad.
La sección de tiro, mediante la ayuda concedida por el Prefecto del departamento tenía armas y municiones para sus ejercicios. Carlos Collazos que había reemplazado al subteniente Tarazona, continuaba dando lecciones de esgrima y dominicalmente los equipos practicaban atletismo y fútbol en la plaza 28 de julio.
Como una de las primeras competencias deportivas del año 1,910, el Athletic organizó un concurso de Tiro permanente en Sacha Chorro, que se inició el 13 de febrero y concluyó el 27 de marzo; para carabina Winchester cal. 22 y fusil de guerra. La inscripción se efectuaba en el mismo campo de tiro e intervinieron especialmente invitados los Clubes Lo­reto y "Loreto y San Martín", aunque la competencia no tuvo carácter entre clubes.
La Prefectura proporcionó armas y municiones en cantidad suficiente para la participación de 100 tiradores y se instituyeron premios: una medalla de oro para el primer puesto, medalla de plata para el segundo y diploma de mérito para el tercero.
No ha sido posible obtener el resultado ni la clasificación en el concurso.
En las actividades futbolísticas, era la Guarnición Militar el prin­cipal antagonista, no obstante que para dichas competencias, los milita­res inscritos en el Athletic participaban por el equipo de la Guarni­ción.
De este modo el 9 de enero, el 23 de enero, el 17 de febrero y el 5 de abril, se realizaron interesantes encuentros entre estos equipos, que estaban conformados del siguiente modo:
Por el José Pardo: Manuel D'Almeida, Doroteo Arévalo, Gustavo Monta­ni Burga, Braulio Meza, David Abecasis, Enrique Zumaeta, Leoncio Ríos, David Meza, Federico Salomón, Elías Cohen, Elías Babilonia, actuando también, Ulises Rengifo, Manuel Vásquez Jares, Hans Williams Polster,
Por la Guarnición Militar: Alejandro Gonzáles, Gilberto Artieda, Cle­mente Salazar, Benjamín Alamo, Domingo Morales, Apolinario Anampa, Gon­zalo Díaz, Alfredo Nuñez, Moisés Yánez, Wenceslao Palomino, Moisés Ló­pez.
En tres partidos salieron tablas, sin abrir el score y en el último del 3 de abril ganó la guarnici6n por el mínimo score.
Cabe advertir que simultáneamente jugaban los equipos de "Educaci6n Física" y "Loreto", los que lo hacían por la mañana e intervenían en esos partidos algunos de los jugadores que debían jugar por la tarde en el Athletic. Así, por ejemplo el 23 de enero, por la mañana jugaron los dos clubes indicados y el de Educación Física, que estaba constituido así: Braulio Meza, Matías Bartra, David Meza, Víctor Urrunaga, Antonio Olór­tegui, Enrique Zumaeta, Bruno Ríos, Víctor Pinedo, Leoncio Burga Pippo, Pablo Lozano, Marcial Bartra, de los cuales, solo los dos Bartra, Pedro Pablo Lozano y Bruno Ríos, que ya se estaba iniciando, no pertenecían al Athletic.
Otra actividad futbolística de este año fue la organización de partidos entre extranjeros y la Guarnición Militar, en los que lógicamente intervenían casi todos los integrantes del equipo del Athletic por uno u o­tro bando. Estos partidos se jugaron el 16 de enero, que resultaron empa­te; el 30 de enero, que también resultó empate y no terminaron por la llu­via y en la continuación del 5 de febrero, siguió sin romperse el empa­te; y el 6 de febrero, en el que luego del tiempo reglamentario se tu­vo que jugar un tiempo suplementario de 15 minutos sin lograr dar un vencedor, lo que da una idea de la paridad de las fuerzas.
El equipo de la guarnición o de los nacionales, se conforma­ba con Alejandro Gonzáles, Doroteo Arévalo, Gilberto Artieda, Elías Co­hen, Domingo Morales, Clemente Salazar, Moisés López, Moisés Yáñez, Francisco Teixeira, que volvía a la actividad luego de extinguido el
Sport Club, Wenceslao Palomino y alternando, Apolinario Anampa, Gonzalo Díaz, Benjamín Alamo, Alfredo Nuñez y Carlos Hernández.
Los extranjeros eran: Manuel D'Almeida Alfred Stevens, Miguel Besso, Víctor Besso, Arthur Sargent, J. Andiola, A. Ferrari, Samue1 Laredo, Serafín Otero Barcia, David Abecasis, J. Polack y A.N. Other.
La prensa local refiriéndose a los partidos, al estilo de la época, decía: "...siempre acertados y correctos Montani Burga y Arévalo y sobretodo Hernández (un novel jugador), que hace las delicias del público, ávido de impresiones deleitosas, si así se puede juzgar a los feroces contrasuelazas (sic) que propinaba a cada momento a un inglés de cal­zón amarillo, su honrosísimo rival"...
En otro párrafo dice: " el puntero zurdo Polster, desvanecía sus es­fuerzos por no tener apoyo. El Juez, no estuvo "equité" (sic) así, de­jó de ver que un back militar cogió la bola con la mano. Se suspendió por este motivo la partida, concluyéndose después entre equipos incompletos. Siempre tablas"...
El 13 de enero el Club Sport Loreto, renovó su primera Junta Direc­tiva, que quedó constituida así:
Presidente Hibrain Vásquez
Vicepresidente Manuel D'Almeida
Secretario Carlos A. Pérez
Tesorero Julio A. Daniell
Vocales -Antonio Olórtegui
-Julio Picón
-Manuel Amasifuén
-Rodolo Rengifo
-Abigail Vargas
Junta Fiscal Presidente César A. Mesía
Secretario Fructuoso Pinedo
Vocal Leoncio Vásquez
Cobrador y citador Tobías Vásquez

Como puede observarse, solo Julio Picón, Manuel Amasifuen, Fructuoso Pinedo, Rodolfo Rengifo y Abigail Vargas no pertenecían al Athletic, lo que confirma la idea de que el Loreto era un Club casi dependiente del Athletic, pues como hemos anotado, incluso sus sesiones se realizaban los martes en su local.
El 4 de Febrero, ya establecida definitivamente la desaparici6n del Sport Club, por circunstancias y motivos de orden interno, la prensa lo­cal opinó que la primera Copa de Plata disputada en un torneo deportivo, y que la estaba conservando el Sport Club por haberla ganado fuera entre­gada al Athletic. Un artículo periodístico de la época decía al respecto
"La persona encargada de los enseres del extinguido Sport Club, con conocimiento de los que formaban parte de él, hará entrega de la Copa de Plata que alcanzó en competencia al Athletic Club José Pardo, su rival en un campeonato y que después invitó varias veces al Sport Club, para diversos torneos, sin conseguir su aceptación, pues, lo natural es que este conserve aquel premio, que bien lo merece, por sus esfuerzos para sostener y conservar viva la afición de los juegos deportivos. Aplaudimos la idea por lo oportuna y justa que es".
No obstante la copa no llegó a entregarse, pues el encargado, señor
Juan Olórtegui Villacorta, opuso tenaz resistencia, contra la opinión de todos los demás socios del extinguido Sport Club y la Copa, que hoy sería una reliquia deportiva, desapareció definitivamente. En cuanto a los enseres jamás se supo de ellos.
A principios de abril, el Athletic organizó, de acuerdo con la Guarni­ción Militar, un Campeonato Deportivo, el que no pudo iniciarse, pues el conflicto con el Ecuador interrumpió todas las actividades.
Al saber de la noticia se organizó una manifestación en la ciudad, la que se realizó el domingo 10 de Abril y que reunió a toda la población en una concurren­cia que fue calificada imponente, para su época, De las filas de la mani­festación salieron cerca de 400 jóvenes que inmediatamente se acuartela­ron.
El 22 de Mayo, en pleno conflicto se fundó el Club de Tiro “Emilio San Martín” y su primera Junta Directiva estuvo presidida por el señor Arnal­do Guichard; Vicepresidente fue el Dr. Matías Ferradas, Secretario, Nati­vidad Cabrejos y Tesorero David Casanova.
Al producirse el conflicto, una ola de emocionada unción patriotica se levantó en el pueblo de Iquitos y unánimemente acudieron al llamado de la Patria, todos los hombres aptos, incluso quienes aun no estaban en edad militar.
No fue pues nada extraño que el Athletic en la inolvidable sesión del 10 de abril, tomara un
acuerdo con el voto aprobatorio unánime hasta la exaltación, declarando en receso las actividades deportivas y sociales del Club, para alistarse en las filas del Batallón Voluntarios de Loreto. El presidente Meza, que siempre se distinguió por sus intervenciones ­en ese sentido, dijo en la citada sesión:
"Los sagrados linderos de la Patria están amenazados por las seculares e inauditas pretensiones de la vecina República del Ecuador. Loreto entero se ha puesto de pie para defender el legado glo­rioso de nuestros libertadores y se apresta a marchar a la frontera, dis­puesto a detener al invasor, aunque sea a costa de su sangre y de su vida. Se ha abierto en Iquitos el Registro de conscripción militar y todos los que pertenecemos al A. C. J. P., debemos acudir en corporación, como socios de este centro, a inscribirnos y como peruanos legítimos se nos tenga presentes para tener el derecho de ocupar los primeros puestos de combate"
Continuó en otro párrafo:
"Solicito señores consocios, la dispensa del acta de esta sesión. En cuanto al Club, que cierre sus puertas mientras dure la campaña, a la que todos marcharemos engrosando las filas en cuanto sea ordenado"
En el Libro de Matricula de socios se hizo la siguiente anotación:
"El presente Registro se cierra en la fecha por tiempo indeterminado por motivo de que el Gobierno ha llamado a todos los ciudadanos aptos en el manejo de las armas a engrosar las filas del ejercito, por el conflicto producido por la vecina República del Ecuador. Se hace constar que el motivo del receso del A.C.J.P., sólo obedece a este llamamiento al ejercito y que terminado el conflicto volverá a continuar su marcha”.-Iquitos, abril de 1910.- (firmado) D. Arévalo Bernales. Secretario. V°B° (firmado) M. Meza. Presidente.”

El Libro de Matricula tenia en esa fecha 117 socios activos.
Al día siguiente estuvieron todos a la puerta del Cuartel General, que provisionalmente se hizo del ya entonces Centro Escolar N° 161, y que luego sería Escuela Pre-vocacional Sargento Fernando Lores Tenazoa.
Otro edificio que servía de cuartel fue uno de dos plantas, ubicado en el Malecón Maldonado y desaparecido en un incendio, cuando servia de oficinas y almacenes al antiguo Servicio Cooperativo Interamericano de Sa­lud Pública.
En ese entonces, delante del edificio, hacia la orilla del río, había una extensi6n de terreno de cerca de 100 metros; pasaba por allí una lí­nea del Ferrocarril Urbano y en ese terreno practicaban sus ejercicios los voluntarios que se acuartelaron en el local. Hoy todo eso ha desapa­recido y la orilla del río ha llegado a los mismos cimientos que quedaron como mudo testigo de semejante tragedia.
Obvio es decir que al llamamiento no acudieron sólo los socios del José Pardo. También lo hicieron muchos que pertenecieron al extinguido Sport Club y los del recientemente fundado Loreto, del Leguía y demás clubes lo­cales; todos unidos por vínculos deportivos y de estrecha amistad.
Algunos de los voluntarios eran de tan corta edad que fue necesario que los jefes hicieran una selección, no siendo pocos los rechazados por ser demasiado jóvenes.
Ya dentro del cuartel, entre los del José Pardo surgió un problema, ha­bían olvidado todo lo referente al local y los arriendos; aun debían al­gunos meses, el receso habría de durar mientras durase el conflicto y no tenían medios de pagar ni lo anterior ni lo venidero.
En una reunión relámpago acordaron trasladar las pertenencias del Club, a la casa del presidente, para cuyo efecto este, solicitó permiso de sa­lida para todos los socios del Club.
Como eran conocidos y alternaban de igual a igual en la vida social con los oficiales, nada difícil fue conseguir el permiso; con mas razón aun cuando el Tnte. Coronel Manuel Márquez, se enteró de los motivos porque lo necesitaban.
Y en el temor de que el propietario intentara quedarse con los muebles y materiales en garantía de la deuda pendiente, al no admitir razones, el traslado se hizo por la noche, dejando el local limpio al amanecer.
Se ignora si dicha cuenta fue pagada alguna vez.
Y llegó el momento en que deberían embarcarse a las distintas guarniciones. Se habían formado seis compañías y en ellas estaban dispersos todos los jóvenes deportistas, motivo de nuestra atención.
Así fue que los grupos se disolvieron, pues, cada compañía fue enviada a distinta guarnición. Al Morona, al Pastaza, al Napo....
Dieron el adiós a Iquitos ante una delirante manifestación de despedida del público que se aglomeró en el Malecón
Y partieron llevando dentro de sus pechos esa mezcla indefinible de alegría y angustia; ansiedad y entusiasmo...entre vivas y sollozos, palabras de aliento, besos de madres y novias
El lamento de la sirena de nuestra legendaria "América" y las pitadas de las otras naves, roncas unas y estridentes otras fueron perdiéndose en la distancia...

Tuesday, May 23, 2006

ANECDOTARIO

Con motivo de la realización del Campeonato de Fiestas Patrias, y ante una segunda negativa del Sport Club para intervenir en él, el 16 de julio, el Athletic remitió un oficio que a la letra dice: “He tenido a bien recibir su oficio fechado el 14 del presente, por el que esa institución no acepta por segunda vez, el desafío que este centro de mi presidencia le ha hecho.”
“A este respecto, señor presidente, debo decir a usted, que nos queda la honra, al Athletic Club José Pardo y a sus socios, de que un centro activo que lleva el nombre de Sport, no se haya encontrado con valor para hacerle frente”.
Sobra decir que, que inmediatamente fue aceptado el desafío del Athletic.

&&&

El Athletic, con el asentimiento de las demás instituciones, acordó tener un delegado, que concurría a sus sesiones y era el agente de enlace con ellas.
Estas, en aquel tiempo eran: el Sport Club, el Club Sport “Leguía”, el Club Sport Loreto, el Club Loreto y San Martín, el Club de Educación Física, y el Club “Emilio San Martín”.
El Loreto y el Educación Física celebraban sus sesiones en el local del Athletic.

&&&

Con motivo de la victoria del combinado Athletic-Sport Club, el 28 de febrero sobre la tripulación del “Huayna”, dicho elenco obsequió dos pelotas de fútbol a los vencedores. El Sport Club se quedó con ellas, a pesar de las protestas de los del Athletic, que alegaban que dos de los tres goles con que ganaron fueron hechos por Laredo y Abecasis.
La prensa local intervino y en un artículo titulado “Basta con una”, sugería que Sport Club entregara una pelota al Athletic y no tratara de quedarse con ambas. Al final de una pequeña polémica el Sport Club propuso que una de las pelotas fuera disputada en un “match”, el que recién se efectuó el 6 de junio de 1909, ganando el Athletic por 3 a 1. El equipo que ganó la pelota, primer trofeo conquistado por el Athletic se conformó con: Rogerio Carrera, Manuel González, Aurelio Aponte(su nombre original era Hercilio, pero, como no le gustaba se hacía llamar Aurelio), Gustavo Montani Burga, Enrique Zumaeta, Federico Salomón, Luis Tello, Samuel Laredo, David Abecasis, y Hans Williams Polster. Suplentes fueron Elías Cohen, Braulio Meza, David Meza y Leoncio Ríos.

&&&

Para el agasajo de los marinos del “Pelorus”, el Concejo Provincial dio una partida de 100 libras oro al Sport Club. Pero sucedió que viandas y bebidas fueron obsequiadas por los mismos marinos. El Athletic reclamó sobre dicho dinero, pero, sin resultado. Nunca se supo de su destino.
En ese aspecto los tiempos no han cambiado…

&&&

En la fiesta deportiva del 30 de julio, los jugadores del Athletic que intervenían en las diferentes pruebas, llevaban un triángulo verde en el lado izquierdo de la camisa blanca. Los que no intervenían sólo llevaban el botón verde en la solapa del saco.

&&&

Una de las más severas sanciones para los morosos, si se quiere la más dura, resultó ser la exclusión de las nóminas para los ejercicios deportivos. Los instructores de deportes que asistían a los planteles de enseñanza, debían hacerlo con estricta puntualidad. Por razones personales, Leoncio Ríos faltó tres veces consecutivas a esa labor en la Escuela Fiscal 1603.
Inmediatamente el director de la escuela pasó un oficio al presidente del club, denunciando la inasistencia del instructor.
La asamblea lo pasó a la comisión fiscal, para la sanción respectiva, “sin perjuicio de continuar con sus labores de enseñanza del deporte”
Y conste que no ganaban absolutamente nada…

&&&

Para la inauguración del local del Centro Escolar 161, que se denominó Casablanca, se realizó una ceremonia que culminó con la exhibición de juegos gimnásticos deportivos, a cargo del Athletic y el Sport Club, en animada competencia.

&&&

Los socios ingresados al Athletic en el año 1909, fueron:

Gonzalo Colmenares, Arturo Cornejo, Luis Farfán, Ulises Rengifo, Juan P. Gómez, Norberto Soto, Flavio Bardalez, Roberto Cornejo, Aurelio Aponte, Bernardino Merino, Leopoldo Collazos, Arturo Ruiz Arévalo, León Michaud, César Espinar, Hans Williams Polster, Salvador S. Kanaffo, Manuel Rodríguez O. Guillermo E. Feldmuth, Víctor Mongrut, Ponciano Ferreira, Antonio N. Almeida, Federico Grazet, Julio Gallegos, Juan Vergara, Custodio Álvarez, Pablo Ramírez Flores, Julián Álvarez, Juan Miguel Sánchez, Julián Ruiz Zumaeta, N.J. Gonzáles V.
Ricardo Ramírez, Francisco Gómez, José Trigoso, Tomás López, José Joaquín D´Almeida Barros, Elías Cohen, Benjamín Sotomarino, Manuel Octavio Villamar, Pedro Bardalez, Mariano Vásquez, Maximiliano Salas, Manuel Vásquez Jares, Enrique Sánchez Chavarri y William Davies.

Thursday, May 18, 2006

FOTO DEL RECUERDO


En la vista Emilio Berger y el autor de las crónicas, Pacarmón, al extremo izquierdo, en una práctica de atletismo en el año 1920.

Monday, May 15, 2006

A LA MEMORIA DE EMILIO BERGER SIGEL

UN DEPORTISTA ALEMAN CON ALMA DE LORETANO
Su sólo nombre es una evocación de gloriosas jornadas deportivas. En una época en que el palpitar del músculo, la caballerosidad en las canchas y la lealtad en la lucha era la característica de una generación que ha dejado una estela de recuerdos y una senda digna de seguir.
Emilio Berger partió en el viaje sin retorno lejos de la tierra que tanto amó y a la que brindó lo mejor de su juventud, donde al llegar muy joven quedó prisionero de la hospitalidad y simpatía de su gente; donde derrochó su entusiasmo y fogosidad, donde enraizó forjando el hogar definitivo.
Encontró en la juventud que formaba el Athletic Club José Pardo el núcleo deportivo de sus simpatías y se unió a ellos en el pujante empeño de llevar la divisa celeste a la meta que se habían trazado los gestores del decano; a la conquista de los hoy legendarios trofeos; a la cimentación del prestigio y la gloria.
Su trayectoria tuvo la brillantez del sol y la claridad de la luz no sólo en las pistas, en las canchas y gimnasios, sino también en la dirigencia del deporte; no sólo dentro del José Pardo, sino en los principales organismos rectores donde siempre ocupó destacados puestos, con brillante desempeño y felices iniciativas.
Hombre correcto, de frías y firmes determinaciones, de calmadas y justas soluciones, supo en más de una oportunidad, desde el llano o desde el comando, salvar en el Athletic, situaciones de difícil solución, con la persuasión e influencia de su sajona raza.
Emilio Berger, deportista múltiple, fue el campeón de la divisa celeste que en cien pruebas atléticas paseó triunfal sus colores en las pistas de la Plaza 28 de julio, la Plaza Leoncio Prado, el Bembón y Morona Cocha, y puso en 1926 la marca máxima loretana en salto con garrocha, que nadie, a excepción de Eduardo Noriega ha logrado igualar hasta hoy: 3 metros.
Gimnasta, atleta, futbolista; de la presidencia, literalmente, bajaba al llano para la disputa de las competencias y exhibiciones deportivas. Cuántos recuerdan cierto aniversario del Athletic, en el que la ceremonia de la transmisión de mando se realizara en la tarde, y Berger, luego de juramentarse como presidente, se despojara de su vestido de calle y poniéndose en traje de gimnasta con la banda presidencial encabezara la exhibición gimnástica de la sección a su cargo. Fue él quien introdujo la gimnasia con aparatos en los clubes deportivos de Iquitos.
Cuántos también lo recordarán formando el equipo de fútbol que en brillantes partidos rompieran el mito de invencibilidad que ostentaba el Dos de Mayo para ganar dos trofeos memorables: la estatua “La Gloria” y la “Copa Israel”, con Julio Vergara, Tobías Vásquez, Ramón Herrera, los hermanos Noriega, Leoncio Burga, José Chapiama, Pedro Villacorta, Víctor Revilla, Antonio Enrique Velásquez.
Cuántos recordarán que esas 100 sillas que lucen en el espaldar las siglas del José Pardo, fueron fruto de su iniciativa, realización de su esfuerzo.
Cinco veces presidente, supo imprimir a la economía del club una recuperación que transformaba el pauperismo en holgada posición, y en una de ellas hizo posible la primera reconstrucción del local.
El fragor de la vida lo arrastró con motivo de la segunda guerra mundial a un campo de concentración.
Una prueba del cariño a esta tierra y a su club, a sus amigos y colegas deportistas, se refleja en las palabras de agradecimiento que pronunciara en el banquete que le ofreciera el José Pardo a su vuelta del exilio. Berger dijo: “En las largas noches, en que aterido no podía conciliar el sueño; acosado por el temor, la incertidumbre y la pena por los familiares, me consolaba el recuerdo de los amigos que en uno y otro bando competían conmigo; los triunfos deportivos; el grito de la multitud que nos alentaba; el recuerdo del calor de este recinto que guarda lo mejor de nuestras energías juveniles; el verde de nuestro emblema, que simboliza la acogedora selva que me brindó hospitalidad, esperanza y felicidad…”
Así habló Berger en el viejo recinto que guarda celosamente los trofeos que son parte de su esfuerzo, de su aliento, de su ardor, y que hoy lloran su partida y se sienten impotentes de seguir a su conquistador.
Berger se fue tras de muchos de esa hueste que le precedieron. Para quienes lo conocimos y aquilatamos su valor, es insustituible. Los que no lo conocieron no saben lo que se ha perdido. Pero, el Athletic Club José Pardo, mudo e insensible dentro de sus muros guardar eterno duelo.

Historia del deporte...continúa

A principios de marzo el equipo del Athletic se tonificó con nuevos elementos pertenecientes a la guarnición militar, los que, al hacerse socio el comandante Canales, ingresaron también como socios activos, mediante la concesión de pagar sólo la mitad de la cuota de ingreso y de las mensuales, en atención a ser militares.
Por esta circunstancia, los partidos que se jugaron con el Sport Club el 19 de marzo y el 18 de abril, fueron contundentes victorias para el Athletic, por 4 a 1 y 2 a 1 respectivamente. Ambos partidos se jugaron en Sacha Chorro, y el equipo se conformó con los siguientes jugadores, en el orden de formación, en ambos partidos: Gonzalo Colmenares, Doroteo Arévalo, Manuel J. Gonzáles, Enrique Zumaeta, Alfonso Bartra del Águila, Bernardino Merino, Luis Tello, Aurelio Aponte, David Abecasis, Julián Ruiz Zumaeta, Samuel Laredo, Rubén Ramírez, Hans Williams Polster, y Mario V. Mongrut.
El Sport Club protestó por la inclusión de los militares Merino, Colmenares, Aponte, Gonzáles y Ramírez, y el Athletic aceptando la propuesta, conformó otro equipo, con Braulio Meza en el arco, Arévalo y Bartra en la defensa, Leoncio Ríos, Ruiz Zumaeta y David Meza en la línea medular, y Elías Babilonia, Julio A. Urrunaga, Juan B. Rojas Torres, Tadeo Alván y Miguel Zumaeta en la delantera, con los suplentes Luis Tello, Carlos Pérez y José Antonio Rengifo; e invitó al Sport Club el día 2 de mayo a un partido, perdiendo este equipo por 3 a 2. Fue así como quedó constituido el segundo equipo del Athletic, que el 14 de mayo fue invitado por el C.S. Loreto a disputar su primer partido con el A.C.J.P., que fue aplazado al 23 de mayo, porque el día 14, el combinado Athletic/Sport Club, jugó con la tripulación del “Manco”, equipo al que ganó por 2 a 1.
El 23 de mayo de 1909, se realizó el primer partido de fútbol entre el Athletic y Loreto, ganando Athletic por 5 a 2. El mismo día jugó el primer equipo con el Sport Club, empatando a 0 goles. El primer equipo quedó constituido por Colmenares, Arévalo, Manuel Gonzáles, Aponte, Merino, Enrique Zumaeta, Federico Salomón, Abecasis, Laredo, que era el capitán, Ricardo Ramírez y Luis Tello.
Con motivo de la disputa de las pelotas de fútbol, ganadas a la tripulación del “Huayna” en el segundo partido del 28 de febrero, se concertó otro partido el 6 de junio en Sacha Chorro. La victoria volvió a ser del Athletic por 3 a 1 y en este partido, reciamente disputado, se consagró Hans Williams Polster, que resultó un formidable puntero zurdo, autor de los tres tantos de la victoria.
El 10 de junio, volvió a ganar el Athletic al Sport Club por 2 a 1. El 20 de junio, jugando en el campo de Sacha Chorro, donde por lo general se hacían los partidos de importancia, esta vez, sólo con su equipo, el Athletic ganó a la tripulación del “Atahualpa” por 1 a 0.
El 11 de julio se jugó un partido de fútbol entre el Athletic y un equipo de la guarnición militar, organizado por el teniente Moisés Yáñez, muy aficionado a los deportes y que actuó también brillantemente como arbitro en posteriores oportunidades. Ganó la guarnición militar, pues el Athletic tuvo que prescindir de todos los elementos militares que incluía en su equipo, los que jugaron en el equipo de la guarnición. El score fue de 3 a 1.
El 25 de julio, la municipalidad organizó un concurso de tiro, previo al programa de fiestas patrias. En dicho concurso conquistaron, el primer puesto Pedro Ruiz Rengifo, que fue premiado con medalla de oro, el segundo Ramón Cerrel, premiado con medalla de plata, y el tercer puesto Próspero Nigro, quien obtuvo diploma de honor.
El programa organizado por la municipalidad continuó el 30 con una fiesta deportiva en Sacha Chorro, en la que intervinieron en diferentes pruebas atléticas el Athletic y el Sport Club, culminando la tarde con un partido de fútbol entre los mismos clubes. El Sport Club hizo 38 puntos y el Athletic 36, y el partido de fútbol lo ganó el Sport Club por 1 a 0.
El día anterior, 29 de julio, en el mismo campo de Sacha Chorro, se realizó un campeonato escolar entre el Centro Escolar 161 y la Escuela Fiscal 1603, organizado y dirigido por los miembros del Athletic, quienes se encargaban de la preparación técnica y física de los alumnos de ambos planteles. Ganó el torneo el Centro Escolar 161, adjudicándose una medalla de oro obsequiada por el concejo provincial.
Al acercarse el 30 de agosto, fecha en la que debía realizarse el campeonato por la Copa de Plata, el Athletic, con fecha 2 de agosto, remitió el “desafío” al Sport Club, pero este no contestó. Como el tiempo pasaba, el 20 de agosto, volvió el Athletic a remitir un nuevo “desafío”, indicando que en vista del poco tiempo que faltaba, si consideraba el Sport Club insuficiente para la discusión de las bases, podía trasladarse la disputa del campeonato al 24 de setiembre.
El Sport Club contestó diciendo que no era posible aceptar el reto el 24, “tanto porque dicho campeonato se había realizado ya el 30 de julio en el programa de fiestas patrias, que lo había ganado el Sport Club, cuanto porque el Sport Club, había formulado las bases de un concurso de tiro que debía realizarse en dicha fecha”(sic)
Esta respuesta desconcertó a los dirigentes del Athletic, que sabían perfectamente que tal afirmación en parte era falsa, pues, el campeonato del 30 de julio lo había organizado la municipalidad, y siguieron insistiendo para la realización del verdadero campeonato por la Copa de Plata; pero en estas circunstancias el presidente del Sport Club, se vio obligado a dejar la presidencia, por motivos personales y contrarios a su voluntad, asumiéndola Juan Olórtegui Villacorta, y entrando el Sport Club en un periodo de decadencia.
Ante esta situación y sin cejar en el empeño de realizar el campeonato, se empezaron a organizar competencias con la guarnición militar en vista de que el Sport Club no daba señales de actividad.
El 3 de octubre se jugó el primer partido de esta nueva temporada, que perdió el Athletic por 1 a 0. Fue el partido muy del agrado de la afición, a juzgar por el comentario que de él hacía “El Oriente” en la columna de “Sacha Sportsman”, que resumiendo decía: “Ha reinado cordialidad y amistad entre ambos partidos; regresaron todos contentos y alegres. Ojalá que en adelante sean así los “matchs”, pues deben terminarse esas rencillas odiosas que existen en los Clubs de Iquitos, que a nada bueno conducen”
El 14 de noviembre se jugó contra un equipo del vapor “Manco”, obteniendo una ajustada victoria de 1 a 0, y el 8 de diciembre se volvió a jugar con la guarnición militar, perdiendo nuevamente por 3 a 0, y la revancha de este partido se jugó en la plaza 28 de julio el 12 de diciembre ganando el Athletic por 2 a 0.
A invitación del Club “Leguía” de reciente fundación se realizó un partido en Sacha Chorro. En este partido jugó por primera vez Manuel de Almeida, demostrando condiciones en el puesto de guardavalla, en el que quedó por siete años. Se ganó el partido por abultada cuenta y la mayor hasta entonces, 7 a 1.
El 26 de diciembre se jugó nuevamente con la guarnición militar en la plaza 28 de julio, ganando la guarnición por 2 a 1; invitó el Athletic a un partido de revancha para el 2 de enero, pero el capitán del equipo, Yáñez, no aceptó aduciendo tener jugadores enfermos.
En diciembre se declaró en receso el Sport Club. El Athletic trató de recoger la Copa de Plata, para entregarla al Concejo Provincial a fin de que sirviera como trofeo en los campeonatos ínter escolares, pero no lo consiguió. Así desaparecía, pues ya no se volvió a reorganizar, el Sport Club, restando brillo y rivalidad a las competencias. Era entonces el único antagonista de respeto para el Athletic, y con él desaparecía, como institución el “Pionero” del deporte en la Amazonía Peruana.
Así y todo se intensificaba la práctica del deporte en el Athletic, sobre todo en el tiro al blanco, pues, el presidente Meza formalizó la creación de una sección especial de tiro, a cargo del socio sargento Julio Gallegos, como instructor. Se solicitó el reconocimiento oficial de dicha sección, así como armas y municiones para los ejercicios. Le fueron proporcionados 5 fusiles en calidad de préstamo.
La más importante adquisición consistió en un gimnasio, compuesto de un trapecio, un par de argollas, un columpio, una escalera marina, una escala de cuerda y nudos, una cuerda con travesaños de madera y una cuerda lisa, adquirido todo por compra al señor Julio César, por la suma de S/. 20. La instalación, incluyendo la armazón de madera costó S/. 30, cantidades que fueron pagadas mediante la emisión de 10 bonos de S/. 5, que tomaron los socios del club y eran amortizables por sorteos mensuales.
Al finalizar el año 1909 el club tenía registrados 126 socios activos, de ellos 17 eran extranjeros; se había realizado 19 sesiones ordinarias y 2 extraordinarias, una de Junta General, y la otra de Junta Directiva.
Fue en este año, que mediante un proyecto presentado por una comisión presidida por Doroteo Arévalo, se adoptó el emblema actual del club, el triángulo verde, símbolo de fuerza destreza y agilidad, circundado por un ramo de palmas y otro de laureles, unidos al pie de la base del triángulo, con una cinta con los colores nacionales. Dentro del triángulo dos floretes cruzados con las puntas hacia arriba; dos batas de críquet, también cruzados con las palas hacia abajo, formando un rombo con los floretes, en cuyo centro aparece una pelota de fútbol. En el ángulo que forman los mangos
de las batas aparece una bola de críquet, y en ángulo superior del triángulo hay una corona cívica.
El entusiasmo por las actividades deportivas iba en aumento en el ambiente local. La fundación del Club Sport Loreto estaba dando una nueva tónica a las competencias, y aunque casi todas sus actividades eran de carácter interno, alternaba exitosamente con los clubes “Leguía”, el “Loreto y San Martín”, el “Educación Física” y el “Emilio San Martín”, y otras veces con equipos del Colegio Departamental.
La guarnición militar, que tenía jefes entusiastas, no perdía oportunidad para competir u organizar competencias con los civiles, aparte de que muchos de ellos pertenecían como socios al Athletic y la misma prensa local alentaba elogiosamente a dirigentes y jugadores.
El 5 de julio de 1909 se efectuó la primera renovación de cargos en el Club de Tenis, fundado como dijimos en junio de 1908, y cuya segunda directiva fue la siguiente, con la re-elección de Pablo Morey como presidente y algunos otros cuya labor había sido notable:

Presidente Pablo Morey del Águila
Vicepresidente Abel Toledo Ocampo
Tesorero José Carlos Hernández
Capitán de tiro Hubert Harding
Secretario Luis Medina Pinón
Vocales Gastón Gatty
Pablo Magne
Carlos Zubiaurr

Nótese que aún en el Club de Tenis había un capitán de tiro. Era que las actividades deportivas seguían ese ritmo propio de la juventud que no sólo quiere competir, vencer y lograr un esparcimiento sano y divertido, sino que además llevaba latente ansias de revancha y desquite, que sólo por las armas pensaba que podía conseguirlas. Aún sangraba la herida del 79.
Pero, las actividades propiamente deportivas continuaban. La tirantez de relaciones producidas por la rivalidad entre el Sport Club y el Athletic y las victorias y éxitos institucionales que este estaba conquistando, produjo la intención de formar nuevos clubes deportivos.
Como fruto de este estado de ánimo, se organizaron dos núcleos que se auto titularon para sus confrontaciones como los “Extrangis Pindayos Club” y los “Peruvian Combination Fútbol Club”, que por sus denominaciones, se componía de extranjeros y nacionales.
Lo hicieron con ánimo tan jocoso, para suavizar la tensión aún existente entre el Sport Club y el Athletic, que a su primera confrontación, realizada en Sacha Chorro, los “Extrangis” se presentaron ridículamente uniformados y con tongo, protagonizando un partido bufo, que hizo las delicias del público asistente.
La prensa colaboró con el propósito, haciendo un comentario también jocoso y elogiando a sus protagonistas.
Mencionaba a Polster, como “el señor de las piernas”, “intrépido forward” (cabe advertir que Polster tenía las piernas torcidas, lo que comúnmente llamamos “chueco”), “el espárrago” Laredo se portó a gran altura”… “Polack, el de las barbas sin bigote, correctísimo y con ganas de descuajeringar al que se le ponía delante”…”Serafín Otero Barcia, el hermano de Pulgarcito”…”Marchetti y Popolizio, fornidos fullbacks entre los que no hay pelota que entre”.
Y de los “Peruvian” decía: “Velarde sólo tapó dos saques, que hubieran sido otros dos goles, el resto del tiempo se lo pasó leyendo”…”Arévalo, correcto, seguro y sereno. Hacía todo el trabajo de Daniell”…”Montani Burga tiene mucha vista y corre muy bien sin la pelota”… y así por estilo.
El réferi fue Juan Pablo Quiñe y el partido resultó empate a 2 goles. Se realizó el 9 de junio.