Monday, October 31, 2005

Historia del deporte...continúa

El 25 de diciembre de 1908 se realizaron las elecciones para una nueva junta directiva, cuyo mandato se iniciaría el 1 de enero de 1909. Los resultados fueron los siguientes:
Presidente Rogerio Carrera Arévalo
Vicepresidente José Antonio Rengifo
Segundo vicepresidente Teodosio Rubio
Secretario Doroteo Arévalo
Tesorero Braulio Meza
Prosecretario David Meza
Bibliotecario Hibraín Vásquez
Vocales Tadeo Alván
Elías Babilonia
José Batagliatti
Arturo Pereira
Luis Tello
Comisión Fiscal Presidente Juan B. Rojas Torres
Secretario Daniel Ruiz
Vocal Leonidas Avendaño
Comisión de sport 1er capitán Samuel Laredo
2° capitán Gustavo Montani Burga
Instructor de tiro César Teixeira

La ceremonia de la transmisión de mando se realizó con la asistencia del alcalde señor Nicanor Saavedra, socios del Sport Club, y representantes de las instituciones locales. La lectura de la memoria por el presidente cesante Meza, tuvo como nota saltante el reproche en nombre del club, hacia el Concejo Provincial, por haber derogado un acuerdo según el cual, cedía al Athletic un terreno en la actual Plaza 28 de julio, destinado a campo de deportes.
El alcalde, al hacer uso de la palabra, explicó que todo se debía a una mala información del inspector de obras, un señor de apellido Valencia, que al Concejo no debía atribuírsele la culpa; prometió dar solución satisfactoria al pedido y solicitó que la protesta no constara en el acta.
Entre las nuevas actividades merecen citarse la creación de una sección militar, que se ejercitaba los domingos de 8 a 10 de la mañana, bajo la dirección del sargento Isauro Gastelú, socio del club.
Por primera vez se designó un delegado que debería representar al club ante las otras instituciones locales, designación que recayó en Meneleo Meza como una especie de retribución; posteriormente Meza obsequió una bandera y su respectiva asta de bronce, que probablemente hasta hoy exista, y un escudo nacional para el salón de actos.
El Club Sport Loreto, de reciente fundación, solicitó por oficio le fuera permitido realizar sus sesiones en el local del Athletic. Ante la intervención del socio Julio Gallegos, en el sentido de que se debía dar ayuda y protección al Club Loreto y a todas las instituciones que lo solicitaran, se aprobó sin debate, señalando un día de la semana para sus sesiones y contestando el oficio en tal sentido el 28 de marzo de 1909.
La sede social continuaba en la calle Fitzcarrald y se estableció horario especial para la atención de las distintas dependencias, como presidencia, secretaría, tesorería, capitanía de juegos, etc., para cuyo efecto se hicieron construir mesas especiales para todos.
El socio Flores Pinedo obsequió una lámpara de colgar, pues no había instalación eléctrica, ni dinero para adquirirla, y la anteriormente comprada, quedó como parte de pago de los alquileres en la casa del señor Urrunaga. Aparte de las noches de sesión y concurrencia establecidas, los jueves actuaba un grupo que llamaban “estudiantina”, que hacía música con un conjunto de cuerdas.
Las gestiones ante el Concejo, sobre el terreno para ejercicios se intensificaron, obteniendo entusiasta acogida del nuevo alcalde señor Germán Alarco, y el inspector de obras. Al obtenerse la cesión, mediante acción conjunta de todos los socios, se empezó su limpieza, abonando, quienes no podían concurrir con su trabajo personal, la suma de un sol, para ser reemplazados por un peón. Así y todo, el trabajo por ser grande ya empezaba a cansar, cuando el comandante de la guarnición militar Don Abdón Canales, conocedor de la existencia del club, hizo amistad con algunos de sus socios y fue invitado a una de las sesiones.
Cuando se discutía lo referente a la limpieza del terreno, pidió la palabra y ofreció el concurso de sus tropas, con la única condición de que fuera concedido en los días útiles para los ejercicios militares. Sin discusión se le aceptó, y desde entonces, 50 hombres diariamente concurrieron dejándolo expedito en menos de 10 días. Con este motivo el comandante Canales fue nombrado socio honorario.
Casi al mismo tiempo el Athletic recibió otra propuesta del señor Florencio Teixeira D’Abreu, para arreglar el campo denominado Sacha Chorro, situado al norte, dotarlo de galerías para el público, con la condición de que en él se realizaran partidos de fútbol y otras fiestas deportivas todos los domingos. La oferta era dedicar el terreno al Athletic, pero el cobro sería en beneficio de dicho señor Teixeira. Se discutió y aprobó la propuesta.
Fue entonces cuando empezó a utilizarse la línea del ferrocarril urbano, del que hicimos mención, para trasladarse a dicho campo los domingos.
Al concluirse la limpieza de la Plaza 28 de julio, esta fue destinada a campo de entrenamientos; en esta época se estableció la enseñanza del fútbol y otros ejercicios un día de la semana en las escuelas de la localidad, pues ya se notaban el interés de los niños por el deporte. Enseñanza que corría a cargo de instructores especialmente nombrados por la comisión de sport del Athletic; el campo de entrenamiento llenaba una función específica.
El 10 de junio el presidente Carrera se vio en la necesidad de presentar su renuncia, en vista de la dificultad que tenía para desempeñar el cargo por sus continuos viajes. Desde el 21 de abril lo estaba reemplazando el primer vicepresidente José Antonio Rengifo y luego, por renuncia de este y del segundo vicepresidente tuvo que hacerlo el vocal Tadeo Alván. Posteriormente empezó a presidir las sesiones y ejercer las funciones de presidente César Teixeira, que había sido elegido segundo vicepresidente, por ausencia de Teodosio Rubio. No era muy apreciado en la asamblea, pero, merced al apoyo de algunos y a su mucha frescura, trataba de mantenerse en la presidencia.
En esta situación presentó Carrera su renuncia, pero, Rengifo renunció también alegando sus ocupaciones y al no serle aceptada por razones estatutarias, solicitó licencia. Teixeira seguía haciendo de las suyas, encaramado a la presidencia y con gran disgusto de muchos socios. Para obligarlo a abandonar la presidencia, un grupo de 30 socios presentó una moción proclamando a Meneleo Meza presidente del club.
La moción recibida por Teixeira, no fue presentada y al exigírsele la presentación abandonó el salón con el propósito de obstaculizar el desarrollo de la sesión. Tadeo Alván convocó a otra sesión y en ella, el 1 de julio y en ausencia de Teixeira se aprobó la proclamación de Meneleo Meza como presidente y se le juramentó como tal.
De inmediato se procedió a practicar un inventario de las pertenencias de la institución, sobre todo de la biblioteca, en la que se notó una gran disminución de volúmenes.
En el lugar de Meza, en el cargo de delegado ante las demás instituciones, fue nombrado Julián Ruiz Zumaeta.
La celebración del 3er. Aniversario del club se hizo con toda solemnidad. Por primera vez como parte del ritual de la sesión solemne, se dio lectura al acta de fundación. Asistieron 49 socios activos y 5 honorarios, presidiéndola el señor Lizardo Ruiz, subprefecto de la provincia y uno de los socios honorarios.
La banda militar y la estudiantina del club, al final de la ceremonia ejecutaron variadas piezas musicales en simpática competencia.
Se había promovido un concurso de obsequios del club, entre los socios, otorgando al mejor una placa de plata con el escudo del club. La ganó el socio Julio Zárate. Por el mismo concurso se adjudicaron diplomas a Francisco Silva Bartra, Moisés López y Manuel Burga Soto.
Fue en esta ceremonia que se hizo la primera distinción a Meneleo Meza. En una de las sesiones Samuel Laredo pidió que le fuera otorgada una medalla de oro “en mérito a sus servicios al club en sus primeros años de vida”; pedido que fue aprobado en medio de una elocuente manifestación de aprecio.
De este modo los premios concedidos fueron:
Medalla de oro Meneleo Meza
Medalla de plata Braulio Meza
Diplomas David Abecasis
Miguel Zumaeta
Samuel Laredo
Santiago Flores Pinedo
David Meza
Juan B. Rojas Torres
Tadeo Alván
Doroteo Arévalo

El 26 de setiembre a iniciativa del Athletic se hizo un agasajo campestre al comandante Canales, al que fueron invitados elementos notables de la ciudad y las autoridades locales, “como reconocimiento a sus méritos y don de gentes en la sociedad y en el deporte”

0 Comments:

Post a Comment

<< Home