Wednesday, August 31, 2005

Historia del deporte...continúa

Al iniciarse un nuevo periodo el 24 de noviembre de 1907 fue nombrada una comisión, compuesta por los señores Valentín Herencia y Cristian Alzamora, ajenos a la institución, para que se encargara de la revisión definitiva del proyecto de estatutos del club.
Se estableció también el otorgamiento de diplomas a los socios, que en calidad de títulos los acreditara como tales. Para hacer más significativa la entrega de dichos diplomas se organizó una ceremonia el domingo 9 de febrero, que culminó en una “matinée danzant”, a la que fueron invitadas distinguidas familias. Para dar mayor realce a la fiesta se designó “Reina Floral” a la señorita Rosa García y “Damas de Honor” a las señoritas María Antonieta Burga y Petronila de Souza Peixoto.
En esta época se organizó el “Batallón Voluntarios de Loreto” a iniciativa de los señores: doctor Genaro Herrera, teniente Oscar Mavila, y comandante Jorge Von Hassel; cuerpo en el que recibían instrucción militar todos los ciudadanos civiles y en el que, más que todo, se inculcaba el amor patrio y el ansia de reivindicación al aun sangrante desgarrón que nos había dado Chile en la guerra del Pacífico. Se organizó con dicho motivo un desfile cívico al que fue invitado oficialmente el Athletic, que asistió en corporación, ostentando todos su insignia: el botón verde. La manifestación fue una verdadera expresión del culto a nuestra nacionalidad y amor a la patria.
A partir de esta actuación se organizó la concurrencia dominical a la instrucción de los voluntarios, a la que asistían obligatoriamente todos los socios del club.

Como ya poseía el club algún material deportivo y comprendiendo que necesitaban para sus actividades de absoluta independencia, por primera vez acordaron alquilar un local. Además, tenían la esperanza de que al contraer una obligación, se sentirían impulsados a ser puntuales en el pago de sus cuotas mensuales.
En esta idea y merced a la influencia de su tesorero Julio A. Urrunaga, lograron conseguir que les fuera alquilada una magnifica planta alta en la calle del Próspero, llamada así en recuerdo del primer barco que acoderó en el puerto de Iquitos. La casa era de propiedad del padre de Urrunaga, y hasta la década del 60 tenía el número 634.
La transformación fue completa. Se dotó al local de luz eléctrica, los socios Daniell y Andrade, y el presidente Meza obsequiaron variados artículos de distracción, entre ellos juegos de ajedrez, damas, dominó, mazos de naipes y muebles apropiados,
Ya en esta época se empezó a pensar en la adquisición de un terreno para campo de deportes. Con este motivo, conociendo los socios la posibilidad de habilitar el terreno del antiguo cementerio (hoy Plaza 28 de julio), para tal fin, solicitaron a la Municipalidad les fuera concedido. Su petición fue aprobada, pero con la condición de que el club se encargara de despejarlo en toda su extensión y ponerlo en condiciones de ser utilizado. Al considerarse el trabajo que dicha obra representaba se llegó a la conclusión de que sería excesivamente costoso, aparte de que el club no utilizaría el campo en su totalidad. Se propuso al Concejo que autorizara despejar y poner expedito sólo el área utilizable para una cancha de fútbol. El Concejo solicitó informe al inspector del ramo de aquel entonces, un señor de apellido Valencia, quien lo emitió en sentido desfavorable imponiendo como condición definitiva que la limpieza fuera total.
Aquí terminó el proyecto, pues los directivos resolvieron aplazar las gestiones para oportunidad más propicia.
El entusiasmo por los deportes se estaba despertando. Fernando Brusco, que tenía conocimientos de esgrima introdujo la enseñanza de este ejercicio en el programa de actividades, y como medida inmediata se aprobó el pedido a Europa de un juego de floretes y sus accesorios de salón, nombrándose también al teniente Juan Tarazona, para la misma instrucción en las ausencias de Brusco; pero Tarazona era tan entusiasta profesor de esgrima, que al final quedó definitivamente en la dirección de la sección.
Este periodo presidencial tuvo también corta duración y una nueva elección renovó el directorio en parte, instalándose el 22 de marzo de 1908.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home